sábado, 24 de agosto de 2013

Tailandia, el paraíso de la comida callejera

Tailandia es de los mejores países  para comer. Se come en la calle mas que en cualquier lugar del mundo. Además de los restaurantes y puestos en los muchos mercados, la calle se convierte en un improvisado lugar donde es fácil tentarse y comer platos que nos son cocinados en el instante, frente a nuestros ojos.

La mayoría de los Tailandeses come unas cinco o seis veces por día. Generalmente  solo a la noche lo hace en su casa, y el resto de las veces lo hace en la calle, como todos los demás.

La cocina tailandesa se caracteriza por una mezcla equilibrada entre sabores ácidos, dulces, salados, agrios y por supuesto, picante.

El ingrediente principal, que hace presente en todos los platos es el arroz. Este puede venir frito o al vapor, pero siempre está.
El lemon grass, la salsa de pescado, la leche de coco, el ajo, los pimientos y el cilantro también son parte de los ingredientes mas comunes.

En carnes es el cerdo el mas popular, seguido de cerca por el pollo y la ternera, aunque todo bicho que camina, en Tailandia (y en Asia) va a parar a la cacerola.

En Tailandia todo comensal estará a gusto. Al que le guste la comida frita, encontrara aquí un paraíso. El que busque platos mas refinados cocinados con vapor y con las mas exquisitas técnicas orientales también tendra donde darse sus buenos gustos.

En Tailandia todos los platos de comparten, por lo cual no debiera uno sorprenderse si en un restaurante, un Thai empieza a comer antes que lleguen las ordenes de todos. En una casa siempre habrá docenas de platillos que serán compartidos por todos los que estén sentados en la mesa. Como ocurre en gran parte de Asia.

Ya lo primero que nos llama la atención en nuestra primera mañana en Bangkok es el desayuno. Nuestro hotel era muy bueno, así que los que no estamos acostumbrados a desayunar platos con arroz y pollo, o camarones fritos podíamos encontrar el típico desayuno continental.

Comer es siempre barato, incluso en un hotel 5***** con vista al río Chao Phraya.

Aquí comiendo en el cuarto la deliciosa sopa Tom Yum, para salir con los labios entumecidos nuevamente a las calles de este caluroso país.


En la calle, además de los miles de puestos improvisados, encontramos pequeñas camionetas equipadas con lo necesario para cocinar unos ricos pinchos, o lo que se le ocurra al cocinero.
Los tailandeses aman el color rosa, y son fanáticos de Hello Kitty.
Hay edificios enteros que funcionan como restaurantes. Cuestión de mirar los carteles que cuelgan para saber a que piso debemos ir. La variedad de restaurantes con cocina internacional es asombrosa, y no es difícil dar con restos que vendan comida Pakistaní, Iraquí, Española, Coreana, Árabe, Africana o lo que se nos ocurra. Hay de todo y para todos los gustos y bolsillos.

Como curiosidad, la mayoría de los restaurantes no tienen cuchillos, en caso que el comensal requiera uno.
Las frutas tropicales son un capítulo aparte. A mi, particularmente, las que son de los trópicos me gustan mucho. El ananá es dulce, el mango jugoso y sabroso como pocos, la palta (aguacate) siempre madura y nutritiva, el rambután (foto abajo), el famoso durián (El fruto prohibido), papaya, mangostán, maracuyas super ácidas, sandías siempre dulces y un montón de frutas que parecerían ser no comestibles pero que esconden un sabor único que no todos los paladares sabrán apreciar.

El famoso Durían, sobre el cual escribí ( ver El Fruto Prohibido). Rica fruta de sabor muy especial. Un placer que debe vivirse en solitario y alejado de los demás.
En los mercados de Tailandia la oferta gastronómica es mucho mayor. Las cocinas son mas grandes lo que permite producir mas variedad de platillos para una siempre importante cantidad de comensales.
La cerveza está bastante bien. No mas de seis puntos. Las marcas mas populares son Singha, la mas antigua y tomada, la Chang, mas nueva y con un poquito mas de carácter, la Leo, aguachenta y la Tiger, aunque en realidad viene de Singapur, y resultó ser mi preferida.
En algunos lugares se consigue la BeerLao , de Laos. Esta es una cerveza de primera. Rica en serio.


El Pad Thai es el plato mas famoso de Tailandia en el resto del mundo. Son riquísimos fideos de arroz que generalmente van acompañados con salsa de tamarindo, lemongrass, brotes de soja, etc. Es el plato ideal para principiantes, o los que se empiezan a animar.
Los huevos son un capítulo aparte. Los días martes los vendedores los pintan de rosa (el color nacional). Son muy populares los huevos de gallina o pato que vienen con el animal dentro, muerto por supuesto. También hay huevos podridos. Estos son enterrados en ceniza con cal y hierbas. Estos huevos podridos son muy populares pues supuestamente su consumo ayuda al vigor masculino.
No faltan los mas populares y conocidos como los de codorniz.
Además, el huevo esta presente en muchos platos.

Para quienes estén ávidos en conocer nuevos sabores y texturas se presentarán oportunidades difíciles de conseguir en otros países. Además de insectos es posible conseguir sapos gigantes, diferentes tipos de anguila de río, tripas de quien sabe que animal, y mucho mas.

No todos los estómagos están preparados para comer en la calle, y las condiciones bromatológicas, si bien son mejores que en el resto de Asia, dejan mucho que desear y es muy probable que te agarres una "cagadera" que te dure varios días.