lunes, 2 de septiembre de 2013

El parque de diversiones mas antiguo del mundo.

¿Hay acaso algún lugar en la ciudad de Copenhague que sea mas divertido que el Parque Tívoli?

Cuando el pueblo se divierte no piensa en política. Ya lo sabían los Romanos, y fue esto lo que convenció al rey Christian VIII de Dinamarca de construir para su pueblo, un parque de diversiones cerca de una de las puertas de la ciudad.
Edificaron cerca el ayuntamiento (Københavns Rådhus) y la estación central (Københavns Hovedbanegård) 

Los jardines de Tivoli son una de las mayores y mas visitadas atracciones en la capital Danesa. Mas de 4 millones de personas al año pasan por su puerta, que permanece inalterada desde 1873, tras la inauguración del parque.
Adentro esperan juegos lleno de adrenalina, y de esos en donde hay que embocarle a cosas a cambio de algún osito de peluche o algo así.
Entre sus joyas se encuentra una de las Montañas Rusas de madera mas antiguas del mundo . Es de 1914 y aún está en perfecto funcionamiento. Lo curioso es que a diferencia del resto de las Montañas Rusas del mundo, la de Tívoli tiene un conductor que va sentado entre los carros  frenando la formación cuando es necesario.

Dentro del parque hay también un teatro bastante importante donde se celebran frecuentemente espectáculos gratuitos.


Tívoli es un lugar pensado para grandes y chicos. Todos se encontrarán a gusto en este cuidado recinto de bellos jardines, restaurantes y cerveza al por mayor.

Tívoli es el parque de diversiones mas antiguo del mundo. Esa estética tan particular de los juegos de antaño nos transportan a otro tiempo y nos hacen sentir en una romántica ciudad de Asia. Merece una visita incluso si no te gustan los juegos o este tipo de lugares.

La entrada es cara (unos 60 Euros) considerando el tamaño del parque y la cantidad de juegos, sobre todo tomando como referencia lo que vale, por ejemplo, la entrada a EuroDisney o similares en USA. Este pase te permite subir cuantas veces quieras a cada juego en el transcurso de un día.

Para los que solo van a caminar, tomar cerveza o comer, la entrada tiene menor valor, y siempre se tiene la posibilidad, si se quiere, de pagar los juegos individualmente.

El lugar es mas lindo aún cuando cae la noche, pero cuidado con quedarse sin comida. Muchos de los lugares cierran sus puertas temprano.