martes, 15 de octubre de 2013

Mitla, el lugar de los muertos.

Mitla esta ocupada por los humanos desde hace por lo menos unas décadas antes de Cristo.
Tras la caída de Monte Albán, y luego de pelear contra muchas otras de las ciudades zapotecas, Mitla se convirtió en un poderoso centro que domino la región de los Valles de Oaxaca hasta la llegada de los españoles en 1521.

Saliendo desde la ciudad de Oaxaca, y tras recorrer tranquilos y en auto unos 40 o 50 kilómetros de un camino que pasa por muchas destilerías de Mescal, llegamos a este lugar a media mañana, tratando de evitar el sofocante y característico calor  Oaxaqueño.

En Mitla encontramos un pueblo tranquilo, tal como su antiguo nombre sugería, ya que en idioma Náhuatl significa"Lugar de los muertos" o "Lugar de descanso" en idioma zapoteco.

Lo primero que vimos fueron las cúpulas de su iglesia construida, como muchas veces hacían los españoles, sobre las ruinas de algunos templos religiosos originales, y usando el material de estos. Su construcción data de de 1590, y lleva el nombre de Templo de San Pablo Apóstol. La visitamos primero a modo de dejar lo mejor para el final.
Sin Título.

Las ruinas de Mitla están a mas de 600 kilómetros de la capital de México y están muy bien conservadas. En las piedras labradas se encuentran 14 diseños diferentes de bella geometría. Esta ciudad ha de haber sido esplendorosa en sus buenos tiempos allá por el año 900 y hasta la llegada de los españoles.

En la zona arqueológica (atrás de la iglesia) hay cinco conjuntos de construcciones. Aunque no son de gran tamaño, me parecieron muy lindas, y creo que si uno esta en zona vale la pena conocerlas si ya visitaron las mas importantes Ruinas de Monte Albán.

Sin Título.

El Grupo Sur y Grupo de Adobe (o del Calvario) era el lugar en donde se encontraban los sitios religiosos y ceremoniales todos muy bellamente ornamentados, con técnicas heredadas de los Teotihuacanos.

Este es el sector mas antiguo y fue construido por los habitantes mixtecos del lugar.

Sin Título.

En los otros grupos están los palacios con sus múltiples habitaciones y patios cuadrados. Algunos cuartos fueron  reparados, como para saber como era la vida puertas adentro, tal como ilustra mi foto de abajo .

Techo

En el Conjunto de las Columnas se encontraban algunos edificios administrativos o las viviendas, o palacios, de la última morada de quienes tenían los mas altos rangos y gobernaban la ciudad.

Aquí las grescas tienen un diseño mas trabajado

Hoy se puede apreciar en su planta arquitectónica en forma de cruz, el saqueo de materiales por parte de los españoles para reutilizar en la construcción de la iglesia.

En este sector podemos acceder por empinados escalones de piedra a las tumbas 1 y 2 que fueron saqueadas hace mucho tiempo vaya uno a saber por quien.

La leyenda dicen que antiguamente se abrazaba a estas columnas para saber, según la separación entre sus manos, el tiempo de vida que le quedaba a esa persona.

Sin Título.

No se si el lugar es muy poco visitado, o volví a tener suerte, pero siempre se disfruta mas cuando no hay gente, con esa sensación de tenerlo todo para uno.

La arquitectura de las ruinas son diferentes a las otras ruinas que encontramos en Mexico, y se ven detalles que por el buen estado de conservación, ya se han perdido en las otras. Aquí se ven hasta paredes pintadas.

Sin Título.

El lugar no se puede visitar entero, ya que muchas de sus ruinas se meten en la iglesia y en casas particulares, o sea en el trazado urbano del pueblo. Lo mas importante es lo que queda a la vista. De todos modos es una lástima que no se le de mas importancia a esta pequeña joya arqueológica y a la parte del pueblo que rodea las ruinas. Da la sensación que no reciben subsidio alguno y todo es mantenido por la gente del pueblo, que sabe sacarle provecho.

Sin Título.

Luego recorrimos la pequeña ciudad de 15.000 habitantes, y pude cambiar mi opinión inicial de este desértico lugar y un tanto sucio.
Encontré aquí un sitio auténtico y rico en tradiciones, con lindas calles y gente amable que se gana la vida con sus coloridos hilados y aceitosa gastronomía donde no faltan tortillas, mescal y chapulines.