miércoles, 26 de febrero de 2014

Carreras del DTM en Norisring. La previa.

En uno de mis viajes por Alemania estaba viajando de las afueras de Munich  hacia Nurnberg, mi próximo destino. En Alemania siempre se ven los mejores autos en sus calles y autobahns, pero este día estaba pasando algo raro. No paraban de pasarme supercars y autos tuneados. Cientos. Comencé a seguirlos con mi auto turbo, sintiendo que estaba dentro de una escena de Fast & Furious. Al cabo de unos kilómetros llegámos a un enorme parking lot  y fue ahí que me dí cuenta que se corría una fecha del DTM, el Deutsche Tourenwagen Meisterschaft , el campeonato de coches de serie mas popular del mundo

Ya que estaba ahí, decidí sumarme a la fiesta y ver un poco como es ir a un autódromo en Alemania. Mi única referencia eran autódromos argentinos, y créanme, no tiene punto de comparación.

El día estaba soleado y familias venidas de todos lados hacían presagiar una completa fiesta.
Dentro del predio había pabellones de todas las marcas alemanas, donde atendían al público muy bien, y regalaban merchandising, tipo posters, llaveros o tazas, o invitaban a sus potenciales clientes algo para tomar o comer. Los mas generosos eran los de Mercedes Benz, y los principales sponsors de ese campeonato eran los de la casa de Ingolstadt. Porsche tenía un stand también, pero era VIP.

En uno de los muchos pabellones estaba expuesto el auto con el que Audi logro los campeonatos  2006, 2007 y 2008 en las 24 horas de Le Mans, corriendo con un motor diesel de 12 cilindros y 650cv de potencia máxima. Fue la primera vez que un motor diesel gana el prestigioso premio de resistencia, y como para que no queden dudas de la superioridad del motor, Audi se llevo un tri campeonato y se puso a trabajar en un nuevo y mejor motor que va a dar que hablar.
Las chicas desfilaban cargando las banderas de las nacionalidades de los pilotos. El espectáculo estaba por comenzar. La gente aplaudía y alguna trompeta sonaba de fondo. En las tribunas muchas banderas de las marcas alemanas, niños con caras pintadas, y mucha cerveza para los mas grandes.

Como siempre en las carreras de automovlismo, un alto número de bellas promotoras acompañaban el evento.
Este tipo era un crack. Increíble como sonaba y aceleraba este viejo Mercedes Benz. La gente clamaba, y el piloto devolvía la gentileza con perfectos donuts que dejaron un humo denso de cubiertas quemadas. Creo que era un ex corredor. Un showman.

Ahora sí. Las escuderías hacen los últimos preparativos en sus autos. El Autódromo de Norisring tiene solo dos chicanas por lo que las vueltas son muy peleadas, y llega un momento en que los punteros van siguiendo muy de cerca a los rezagados, o incluso le sacan una vuelta. Los autos siempre van apretados y frecuentemente se aplauden, aunque por lo general reina el juego limpio.

Una vuelta a media velocidad con todos los modelos de serie que venden Audi y Mercedes Benz.
Ahora BMW esta compitiendo nuevamente luego de algunos años de ausencia en la categoría.

Las fotos de la carrera son muchas y malas. El primer puesto se lo llevo el canadiense Bruno Spenger corriendo con un Mercedes Benz Clase C AMG. El segundo puesto fue para el alemán Bern Schneider que llegó con idéntico auto en un reñido final. Acompañó en el podio quien resultó campeón de la temporada,  el sueco Mattias Ekstrom con un Audi 4 DTM.

Al final de la temporada el título volvió a las manos de Audi que no lo conseguía desde 2004. Muchos nuevos premios para la casa de los cuatro anillos.