lunes, 5 de mayo de 2014

Los Swazi, uno de los últimos reinos de África.

Los Swazi son otra de muchas tribus de origen Bantu, y como el resto fueron migrando desde el centro del continente africano hacia el sur. Llegado el siglo XV estaban viviendo en la zona de lo que actualmente comprenden las repúblicas de Mozambique y Sudáfrica.

Shaka, el rey de los Zulus, controlaba muy bien al resto de las tribus en lo que el consideraba su territorio. La falta de tierras y los eternos conflictos con las tribus vecinas hicieron que los Swazi tengan que aliarse con algunas tribus, y enfrentarse a otras, para finalmente retirarse al área montañosa en donde hoy tiene sede su reino, uno de los últimos reinos de África.

Desde 1903 y hasta 1967, Swazilandia fue un protectorado inglés, y gozo de los beneficios de estar bajo el ala de la protección imperial.
El 6 de septiembre de 1968, cuando las aguas estaban mas calmas, proclamo su independencia.
Hoy Swazilandia sigue siendo un reino, y aunque el país es muy pequeño, y no ostenta demasiada belleza, guarda un sinfín de tradiciones y una cultura muy rica con mucho para contar.
Plantado entre las montañas regala vistas inolvidables y la posibilidad de visitar parques nacionales en un ambiente solitario y relajado, y en donde moverse es fácil y barato. Mkhaya Game Reserve es uno de los mejores parques nacionales de África para ver al casi extinto rinoceronte negro.

Este reino es uno muy pobre. Basa su economía en la agricultura de subsistencia y en las artesanías que hace su gente en madera, probablemente una de las mejores del continente. La mayoría de la población esta desocupada, o vive por debajo de la linea de la pobreza. Según Wikipedia el 70% vive con menos de 1USD por día.
La mayor preocupación de este pueblo feliz no es la economía,  sino el flagelo del S.I.D.A.
Swazilandia tiene una de las tasas de H.I.V. mas grandes del mundo. La mitad de la población esta enferma, y eso llevo al rey a tomar la decisión de volver a instaurar antiguas tradiciones para evitar la propagación de esta pandemia. En 1991 volvió al calendario el Festival de Umhlanga, que todos los años congrega a miles de niñas vírgenes, y que durante 8 días se pasean en poco mas que tetas, pulseras y en minúsculas polleras hechas por ellas mismas para agraciar al rey, quien se quedará con una nueva virgen al final de la fiesta.
La excusa es prestar respeto a la Reina Madre, y es por eso que todas las princesas acompañan a las vírgenes en esta ceremonia. Para destacarse del resto, las hijas del rey usan, además de su belleza natural, una corona con vistosas plumas rojas.
Este festival es la principal razón por las que muchos conocen a este pequeño país.

Su actual rey es muy cuestionado. No solo por desarmar el parlamento y volver a regir el país con leyes tribales (que no siempre son democráticas) si no por gastar la mayoría de los ingresos que tiene el país en gustos personales, como remodelar las mansiones de algunas de las muchas ex mujeres que tiene. Sus viajes al exterior siempre son a "Cuerpo de Rey" con grandes e innecesarias comitivas y superfluos gastos. Nunca dejo tampoco de agrandar su garage o comprar millonario equipamiento para su mansión privada de Londres.

Swazilandia es un buen destino para encontrar una atmósfera relajada rodeado de ríos y montañas y disfrutar de la calidez humana del pueblo Swazi. Lo mejor del país.