lunes, 2 de junio de 2014

¿Que tiene Purmamarca?

Purmamarca gusta. Fascina como destino turístico entre los argentinos. Es un pueblo precioso y esta dentro de un entorno de primera como es la Quebrada de Humahuaca, que desde que fue declarada Patrimonio UNESCO de la Humanidad, no ha parado de mejorar su oferta turística y hotelera.
Purmamarca además tiene la suerte de estar muy bien conectada con tres importantes capitales provinciales como lo son San Salvador de Jujuy, Salta y San Miguel de Tucumán.
Purmamarca siempre ha sido un lugar de paso. Hoy quiere ser mas que eso. La mayoría de los que llegan a este pequeño poblado entre valles, cardones  y quebradas, solo permanecerá aquí durante algunas horas, si es acaso eso no es mucho tiempo y estoy exagerando.

En la plaza del pueblo se concentra todo lo que tiene para ofrecer Purmamarca. Todos los días se monta un mercado, que es bien conocido en estas zonas. Se venden telares, pipas, sweaters de lana, polainas, y todo lo que un hippie quiere sumar a su colección de invierno. Se venden también artesanías en madera y productos en plata de buena calidad. Claro que este lugar es muy turístico y los precios serán mayores a los de cualquier localidad vecina. Este mercado siempre fue la mayor entrada económica del pueblo, y vendedores de los cerros vecinos siguen bajando  para mostrar y vender sus trabajos.
También está la bella iglesia y el resto de los edificios mas relevantes  de Purmamarca City.
He pasado en sucesivos viajes por Purmamarca, como cuando fui al Desierto de Atacama o cada vez que visité la cercana Tilcara, o volviendo alguna vez del mágico pueblo de Iruya. Incluso he dormido aquí en dos o tres oportunidades. Purmamarca tiene una de las mejores opciones de la zona para pernoctar, en especial cuando se viene de cansado de viajes como el de las Aventuras en Baritú.
Purmamarca siempre está en el camino. Hoy quiere ser mas que un simple lugar de paso.
Caminando hacia el Cerro de los Siete Colores
Purmamarca debe tener a la fecha unos 800 habitantes, aunque el último censo diga que son la mitad.
Dentro del parámetro de lo que es una urbe de ese tamaño, hay mucho pasando ahí dentro. De seguro los precios de las tierras ya están por las nubes y el futuro que les espera (si el país lo permite) a este y otros pueblos vecinos, solo puede ser auspicioso.

Purmamarca es quizás, objetivamente hablando, el pueblo mas bonito de los que hay en la Quebrada de Humahuaca, y sin dudas es el mas fotografiado. El Cerro de los Siete Colores es una de las imágenes mas reconocidas del norte argentino, aunque en mi opinión son mas lindos los cerros de la cercana población de Maimará, conocidos como "La paleta del pintor". En un mismo viaje se ven los dos, después ustedes me dirán cual cerro regala los colores y las formas mas lindas.
Alguna vez, en uno de esos viajes en los que se recorren con tiempo y sin apuro (y por que no hay mucho para hacer), he subido a cuanto cerro bordea el poblado. También he recorrido los parajes mas pequeños, de esos que no figuran en los mapas pero muchas veces son mas auténticos. De todos estos lugares hay un recorrido que merece mucho la pena por su belleza y es el conocido como "Paseo de Los Colorados". El sendero es imperdible, y esta bien señalizado para quienes lo hagan caminando. Se puede hacer en vehículo también, y es imprescindible averiguar si esta abierto al público o no, ya que hay un conflicto sobre sus tierras, y la última vez que anduve por ahí, el camino de acceso estaba cerrado.
He visto en Purmamarca muchos cambios mas sobresalientes que en el resto de La Quebrada de Huamahuaca. Es un pueblo original y bien mantenido, con un rico patrimonio cultural que han sabido cuidar con el paso de los años. Chico. Quizás por eso es que se notan mas las reformas, que vale destacar, aquí, y en el resto de la zona, cuando los hay, respetan siempre el estilo arquitectónico mas autóctono y propio de las culturas de antaño que poblaban el área.
Creo que Purmamarca tiene mas y mejores críticas de las que se merece. Fácilmente en una hora se recorre, y no hay razón aparente para volver. No es que uno viene a Purmamarca. Lo que se recorre es la geografía de la fantástica Quebrada de Humahuaca, y ahí uno elige en donde dormir.
¿La Quebrada de Humahuaca? La Quebrada es otra historia. No importa cuantas veces uno venga, siempre va a quedar con ganas de mas. Recorrer sus pueblos y parajes, deslumbrarse con el lápiz de su entorno con tantos paisajes diferentes a la vuelta de cada curva. Una buena oportunidad de incorporar nuevos sabores (carnes, frutas, quesos, vinos), texturas y sonidos.

El norte de Argentina es el rincón con mas riqueza cultural que tiene para ofrecer el país, y siempre me pregunto como habrán sido las cosas si la historia hubiese tomado otro rumbo.