jueves, 17 de julio de 2014

Constitution Hill, un ícono de la libertad de Sudáfrica

Los Sudáfricanos eligieron como lugar para emplazar su corte constitucional  un sitio muy particular que fue testigo de muchos de los hechos mas importantes del país durante varios períodos. Esta loma tenía una antigua cárcel, que originalmente fue construída para albergar a reclusos blancos, pero que con el tiempo se fue agrandando, y así también el número de sus detenidos. El trato para con ellos era brutal. Miles de personas pasaron sus penurias entre las gruesas paredes de este lugar que también supo ser un fuerte, cuando el líder de la resistencia Bóer, Paul Kruger, lo mando a construir ante un inminente ataque de la marina Británica. Muchos de aquellos Bóers que participaron como líderes en la resistencia, fueron mas tarde encarcelados aquí. Le siguieron miles, y tiene la peculiaridad de haber tenido a tres ganadores del Premio Nobel de la Paz detenidos. Tres enormes luchadores que ni la  humanidad, ni la República de Sudáfrica van a olvidar.
Funcionó hasta 1985. Con aquellos mismos ladrillos de un sector de la cárcel que fue demolido, el gobierno de Sudáfrica decidió construir lo que hoy es la corte constitucional. Sin dudas resulta una construcción llena de símbolos, que muestra el camino triunfante del joven país hacia la democracia.

A mi entender, resulta un lugar imprescindible si se quiere entender mejor la historia de Sudáfrica, y es un buen punto de partida para las actividades culturales que Johannesburgo tiene para ofrecer.
El público común puede atender las sesiones de la corte, y ver a los jueces trabajando. Se intenta hacer todo del modo mas transparente y participativo posible.

Es muy interesante ver como sucedió el desarrollo de la ley, y una de las constituciones mas modernas del mundo. El lugar en donde nació la democracia en el país. Un lugar en donde uno se horroriza con el pasado, aprueba el presente y se esperanza con el futuro de la nación...
y es que buena parte de la historia de este país tiene que ver con hechos que pasaron en este lugar.

En 1906 Mahatma Gandhi estuvo detenido aquí. Algunos de ustedes me preguntarán que catzo tiene que ver Gandhi con Sudáfrica. Mucho. Resulta que Mahatma, quien había aceptado un trabajo en Sudáfrica durante sus años mozos, vio lo mal se trataba a la gente de la India, quienes eran tratados como ciudadanos de segunda clase. El mismo fue bajado de un tren cuando se negó a dejarle el asiento a un hombre blanco.
Lejos de asustarse, lucho por los derechos de sus coterráneos durante 21 años, y mas de una vez fue encarcelado.
El gran Nelson Mandela,  otro merecido ganador del Premio Nobel de la Paz, también estuvo detenido aquí junto a 10 de sus compañeros del Congreso Nacional Africano (ANC) que enfrentaban un juicio (conocido como Proceso de Rivonia) acusados de 221 actos de sabotaje contra el Apartheid.

Entre los detenidos estaba Albert John Lutuli (Mvumbi), presidente del Congreso Nacional Africano, quien había sido galardonado con el Premio Nobel de la Paz en 1960 por su lucha a favor de la integración, y su búsqueda de una Sudáfrica para todos.

Dentro del complejo puede uno pasarse las horas. Se puede recorrer en solitario, o contratar un guía privado. De todos modos, si no quieren gastar mas dinero, una vez por hora salen grupos guiados, aunque en la ocasión de mi visita, era yo la única persona en el lugar.

La integración entre los diferentes sectores edilicios es armónica y está muy bien lograda.
Hay una muestra de arte con cuadros y objetos, y aquí es donde el papel del guía vuelve a ser importante, ya que varios detalles se nos pasarían por alto, y vale la pena saber de que se trata.

Se recorre la oscura época del Apartheid, aunque para este tópico en particular, es mas propicio visitar los dos bien logrados Museo del Apartheid, y/o  Museo Hector Pieterson sobre la Vilakhazi street en el barrio marginal de SOWETO.
Es Mandela pero se parece a Barack Obama ¿o no?
Todo en un recinto bien cuidado. Todo en el mismo lugar que alguna vez supo ser el sitio mas opresivo de Sudáfrica, y en el que, durante las peores épocas del apartheid, 2.000 nuevos detenidos ingresaban cada día.


Una de las famosas frases de Madiba
Un ejemplo de como se puede convertir un lugar de sufrimiento, en uno lleno de esperanza, y van por el buen camino, por que en muy pocos años, desde que nació la República de Sudáfrica, puede decirse que por fin son "La nación del arco iris", y como lo soñó Mandela, viven en paz y en armonía.

Consideraciones: Si uno va en transporte propio o público, estar atento al barrio en donde está emplazado Constitution Hill, ya que es típico barrio de clase media venido a menos que con el paso de las décadas se torno peligroso, y los robos y la violencia son moneda habitual.
El complejo cuenta con un estacionamiento propio vigilado, una vez que lleguemos con nuestro vehículo, pero quizás la forma mas segura de llegar sea en los Red Bus.