martes, 28 de octubre de 2014

Hillbrow, el barrio mas peligroso de Johannesburgo

Hillbrow es un barrio infame de Johannesburgo, tristemente célebre por su altísima tasa de crímenes. Un lugar al que casi no entran los blancos, y en el que la policía solo lo hace cada tanto, cuando le toca tirotearse con alguna banda delictiva rival, pues como ellos, participan de los lucrativos negocios que ofrece el barrio. 
Las bandas mafiosas de aquí son muy sofisticadas, y se apoyan sobre cinco pilares productivos. 
En el Mercado Negro se venden armas de guerra, como lanza cohetes, granadas o Uzi´s, y todas las armas cortas que le roban a una población que sabe estar armada. La trata es feroz y traen ilegalmente a mujeres desde el Congo, Guinea Ecuatorial o Liberia, las cuales guardan confinadas para ejercer el redituable negocio de la prostitución.
Dicen que tanto como el 80% de la droga que entra a Johannesburgo, llega a Hillbrow para desde aquí distribuirse al resto de esta gran urbe.
El juego clandestino es el último pilar en el que basan su fortuna las mafias nigerianas.
Tiene su origen en 1895, como barrio residencial de casas bajas y elegantes, en un momento en el que llegaban en gran número los buscadores de oro a una Johannesburgo que estaba apenas naciendo.
Para 1940, Hillbrow ya era una de las áreas mas densamente pobladas de todo África.
En la década del 70, durante los años del Apartheid, se designo a Hillbrow como un área para gente blanca exclusivamente. Está a solo 10 cuadras de lo que fue el corazón financiero de Johannesburgo.
La mala planificación, no pudo evitar que el barrio se siga poblando a pasos agigantados, y con una falta total de mantenimiento en su infraestructura.
Para 1980, la poca clase media original que quedaba en Hillbrow, abandonó el barrio. 10 años mas tarde la decadencia de los edificios ya hacían de Hillbrow un gran asentamiento urbano gobernado por las mafias, y dicen los demógrafos que es el lugar mas densamente poblado del mundo.
Muchos de los habitantes actuales de Hillbrow migraron desde las villas miserias cercanas, o desde las zonas rurales mas pobres de varios países de África, especialmente desde Nigeria, país que tiene un quinto de la población total del continente.

Los edificios están tomados. Muchos no tienen ni puertas, y las habitaciones de muchas de esas viviendas que alguna vez supieron ser las mas elegantes del país, hoy están subdivididas hasta el hartazgo y moradas por miles de personas en cada edificio, 5 millones en un kilómetro cuadrado, en su mayoría extranjeros ilegales, desocupados y que viven la marginalidad.
Durante la XIX edición de la Copa del Mundo, que se jugó en Sudáfrica en 2010, cercaron el barrio y el gobierno invirtió 200 millones en rodearlo de policía para darle aviso a los distraídos de que esta era un No Go Zone, una zona peligrosa, y negarles la entrada.
En SOWETO ocurrió lo contrario, y el barrio pudo experimentar un inédito y sano desarrollo. 
Acá hay muy poca presencia del estado, y rige la ley del mas fuerte, si es que acaso se respeta esa ley.
Esta tiene que ser el área de mayor abandono de la ciudad. Una zona cuyo crecimiento nunca pudo controlar la nación, y hace mucho tiempo que se les fue de las manos.
Gente que ha violado la seguridad de una de las fronteras africanas mas difíciles de sortear buscando un futuro mas promisorio, hoy vive de la renta del crimen organizado.
Son todos aquellos que alguna vez llegaron a la "Rainbow Nation"con la esperanza de encontrar un futuro mejor, y han fracasado, pues en Hillbrow, aparentemente, nada bueno puede pasar.

La falta de seguridad obliga a los negocios a contratar una seguridad privada muy particular, que es brindada por las mismas mafias. En las casas y negocios hay carteles que alertan sobre repuesta armada (primero se tira, después se pregunta).
En algunas esquinas de Hillbrow se forman durante el día mercados espontáneos en donde la población local hace sus compras. Quienes tienen negocios mas formales atienden atrás de gruesas rejas, y antes de entrar al supermercado, te palpan de armas, y te revisan las pertenencias al salir.
Es mejor no caminar por aquí. El peligro se percibe a cada paso, y los robos suelen ser muy violentos. Los automovilistas que no pueden evitar pasar por aquí tratan de no frenar en los semáforos, por que cuando ocurre, la gente se acerca como pirañas, a ver si hay algo interesante en los interiores de los rodados. Algunas de sus calles, incluso son difíciles de transitar en vehículo, por la cantidad de basura.
Tenía curiosidad por ver como viven tantos en un barrio urbano pero decadente en extremo. Me moví en auto por sus calles mas transitadas, y con la máquina de fotos escondida a mis pies, y temeroso de hacer disparos. La gente te sigue constantemente con su mirada.
A diferencia de SOWETO, en donde incluso pasé una noche, aquí se percibe mucha mas inseguridad, aunque las fachadas decadentes de Hillbrow hayan tenido hace no tanto, un pasado mas rico.
Hoy el símbolo de Hillbrow es su gran torre de telecomunicaciones de 270 metros de altura que domina desde 1971 el skyline de la ciudad. Es la construcción mas alta de todo el continente africano. Alguna vez, en sus buenas épocas, esta torre albergó un elegante restaurante que regalaba las mas sorprendentes vistas de la ciudad, pero fue cerrado ya en 1981, cuando Hillbrow ya era un peligro inminente. Por lo que se ve, nunca mas va a abrir sus puertas al público. Ya no tiene sentido.

Hillbrow también tiene el rascacielos mas alto de África, con 52 pisos y mas de 170 metros de alto. Es el rascacielos mas decadente y peligroso del planeta, refugio de temidos hampones y delincuentes.
El interior hueco del edificio tiene tanta basura, que ya se taparon los tres primeros pisos.