sábado, 8 de noviembre de 2014

Ese Cristo famoso

El Cristo Redentor se ha convertido en una de las "Siete Maravillas del Mundo Moderno" Era nuestra tercer visita a la ciudad de Rio de Janeiro, y a la que mas tiempo le dedicaríamos. No podíamos dejar de ir a conocer ese sitio tan famoso al que no habíamos prestado atención en las anteriores visitas.
Nos acercámos entonces, con mi hermana, al Parque Nacional da Tijuca, una zona protegida de 3.300 hectáreas de bosques en medio de Río de Janeiro, y que desde 1991 goza de protección por ser Reserva de la Biosfera declarado por la gente de UNESCO.

Dentro del parque nacional se encuentra el venerado y popular Cerro del Corcovado, de 713 verdes metros de altura. Son millones los que se acercan hasta aquí cada año para contemplar la "gran" estatua de granito del "Cristo Redentor", que es visible desde gran parte de la ciudad.
Las nubes estaban muy bajas, y el gris de la estatua se hacía invisible entre el cielo. Éramos centenares de personas frustradas ante la imposibilidad de ver al Cristo de las postales, y la regia vista que regala este lugar en los días despejados.

Como un milagro el cielo se abrió, y toda la multitud al unísono exclamó con onomatopeyas vaias del tipo de  "Ohhh, Aahhh, Waw!" y comenzaron a disparar sus modernas cámaras fotográficas al Cristo ahora visible, y es que algo provoca en la gente que hasta aquí se acerca.
La estatua del Cristo Redentor fue colocada en el Cerro del Corcovado como motivo de la conmemoración del primer centenario de la independencia de Brasil. La hizo un francés llamado Paul Landowski, quien construyó una buena cantidad de famosos monumentos, como la Estatua de Santa Genoveva, El Pantéon de Paris, el Monumento Internacional a la Reforma, en Ginebra, o el Palacio Piratini, en la ciudad brasileira de Porto Alegre.
La escultura del "Cristo Redentor" tiene 30 metros de alto, y está apoyada en una base que le suma otros 8. La imagen es la de Jesús con los brazos abiertos bendiciendo a Rio de Janeiro.

La estatua integra desde 2007 la lista de Nuevas Siete Maravillas del Mundo Moderno, que con un sistema mundial de votaciones, colocó a este Cristo de puro estilo Art Decó, entre obras mucho mas importantes y relevantes, como son La gran Muralla China, el Taj Mahal en India, las Pirámides de Cichen Itzá, en México, el Coliseo de Roma, Machu Picchu o Petra, en Jordania.

Me resulta increíble que esta estatua pueda superar (según la encuesta, claro) a sitios tanto mas destacados como son la Alhambra (España), la ciudad histórica de Sanaa (Yemen), los Templos de Angkor Wat (Camboya), la Iglesia de Santa Sofia (Turquía), la Catedral de Colonia (Alemania), Teotihuacán (México), el Puente de Carlos (Rep. Checa), el monumento megalítico de Stonehenge, los soldados de terracota o la Basílica de San Pedro, y varios otros.

Quizás hay algo que no entienda acerca de la magnitud esta estatua del "Cristo Redentor", pero en Brasil, el país con mas católicos del mundo, es mucho mas que un símbolo de Río de Janeiro.
Pero el "milagro" ocurrió durante nuestra visita, en ese minuto y medio en el que el cielo se abrió frente a todos nosotros, y el Cristo se hizo presente, como saludando. Hasta parece que en un momento guiñó un ojo, algunos lo vimos.

El recorrido es de gran belleza, y vale la pena acercarse hasta aquí si hay poco tiempo para dedicarle a la ciudad. La vista es muy buena, pero no es la mejor de Río. Hay largas colas, por lo que es mejor venir temprano. Arriba espera una pobre infraestructura, y Ese Cristo Famoso.