miércoles, 3 de diciembre de 2014

Kaysersberg, El Monte del César

Kaysersberg  era una ciudad importante en la edad media. Era la envidia de muchas aldeas vecinas. Significa "El Monte del César" en alemán. Es uno de esos pueblos divinos de Alsacia, que junto a Colmar y a Riquewir uno no se debería perder cuando esté de visita por la zona, haciendo la Ruta del Vino, o recorriendo la Cordillera de los Vosgos.
Como otros pueblos pertenecientes a las regiones de Alsacia y Lorena, Kayserberg también estuvo bajo dominio alemán en el período comprendido entre la Guerra Franco-Prusiana, y la Primera Guerra Mundial.
El pueblo es de los mejores mantenidos de la región de Alsacia, y de los mas visitados. Es realmente muy bonito, con sus calles de adoquines, sus fachadas coloridas, y sus balcones llenos de geranios, y las verdes laderas montañosas que todo lo rodean, con sus altos árboles y prolijos viñedos.
La Iglesia Ste-Croix , como pasa en muchas ciudades de Europa, es el edificio mas alto de Kaysersberg. Su construcción mezcla los estilos romano y gótico, y comenzó tan temprano como el siglo XII, aunque por la coyuntura solo pudo terminarse unos 300 años mas tarde.
En su interior guarda un retablo de madera que data del siglo XVI, y desde la nave central, cuelga un Cristo crucificado de gran tamaño.
Como sucede en cada pueblo de Alsacia, los Kaysersbergeois (tal es su gentilicio), también se jactan de tener los mejores vinos de la región. El Schlossberg fue el primer "Gran Vino" salido de Alsacia, y es de aquí así que argumentos no les faltan.
La producción de vinos, especialmente de la variedad Pinot Gris, trae grandes dividendos para la economía local.
En la plaza principal, y rodeado de bellos y coloridos edificios, hay una fuente del año 1321 con una estatua dedicada al Emperador Constantino.
Cayo Flavio Valerio Aurelio Constantino (también conocido como "Constantino El Grande") lleva una cruz cristiana. Según cuenta la tradicición, el día anterior a una batalla, Constantino tuvo una visión. Una enorme cruz se el apareció en el cielo, y junto a ella la leyenda "In hoc signo vinces" (con este símbolo vencerás). Se cree que ese fue el momento en el que adopto el Cristianismo como religión.
El ganador del Premio Nobel de la Paz de 1952, Dr Albert Schweitzer, es un Keyserbergeois alemán, mas tarde nacionalizado francés. Su casa es una de las atracciones turísticas mas visitadas del pueblo.
Fue médico misionero en el África Ecuatorial. Teólogo, filósofo, músico y para darle un poco mas de color, tío del escritor Jean-Paul Sartre.
Murió en Lambaréné, a 250 kilómetros de Libreville, la capital del actual Gabón.
Su mayor parte de la vida la paso en el continente negro, curando a miles de personas en un hospital que hoy lleva su nombre  y mantuvo toda su vida.
Kaysersberg es un pueblo muy interesante para dedicarle una jornada, quizás dos. Especialmente si lo tuyo es el vino, ya que hay bodegas en cantidad, y el trato de las mismas es muy ameno y profesional.
Cada dos años, este bonito pueblo recibe a sus vecinos con su clásico y popular mercado de navidad. Hay quien dice, es el mejor del mundo.