viernes, 26 de diciembre de 2014

Paseo Don Tomás

Santa Rosa, la capital de La Pampa, tiene este paseo, el Parque Recreativo Laguna Don Tomás.
Yo nunca lo supe, pero cuando era joven, siempre parábamos a dormir en Santa Rosa en nuestro trayecto de dos días hacia San Martín de los Andes. Por aquel entonces veía a Santa Rosa como un lugar en el que no hay "nada" para ver o hacer. Un lugar de paso.

Años mas tarde decidí dedicarle dos días, como para ponerme al día con esta ciudad en la que tantas veces dormí, pero sentía no conocer.
Santa Rosa, de unos 125.000 habitantes me sorprendió por su pujanza, limpieza, su oferta cultural, el nuevo gran casino y la belleza de sus mujeres. Entre mucho mas de lo que esperaba, descubrí este paseo, que es el lugar recreacional y de esparcimiento de los habitantes de Santa Rosa. Son 500 hectáreas con bosques, almacenes, parrillas, juegos para niños y la laguna. Pero no termina ahí.

Apenas comenzada la vuelta se llega a la estación del pequeño tren de trocha, "El Pamperito", que hace un recorrido de 20 minutos por el parque. Curiosamente existe una segunda opción de recorrerlo de la misma manera en otro tren conocido como "El Puelchito" que inicia su recorrido en la plaza principal de la ciudad haciendo una suerte de City Tour.
Mientras se avanza a marcha lenta por el camino de circunvalación, y siempre en sentido anti-horario se observan diferentes islas (Isla Grande, Isla de los Pájaros), todo en un marco muy cuidado.
También hay un lugar para los chicos, La Isla de los Niños, que cuenta con un centro de interpretación tipo castillo, en donde explican la flora y fauna de la provincia, que dicho sea de paso es bastante rica. Hay algunos juegos. Al fin de cuentas esta es La Isla de los Niños.
Desde el Mirador de la Cruz se observa el skyline de Santa Rosa al fondo. Desde este punto sale una huella hacia la derecha que lamentablemente decidí seguir y que conduce a un basurero. Algo difícil de comprender ¿Como van a poner un basurero en el mismo espacio que supone ser el gran "Pulmón Verde" de la ciudad?
Poco mas adelante el camino nos vuelve a ofrecer un desvío. Esta vez son solo 400 metros mas hasta la Reserva Natural Urbana La Malvina (antes "Estancia La Malvina"), que perteneciera a don Tomás Mason (de ahí el nombre del parque), quien fuera fundador de Santa Rosa, cuando corría 1892.
Con esfuerzo vecinal se hizo aquí una réplica de lo que fuera la casa en la que don Tomás Mason vivía en las épocas en que esta propiedad era parte de "Estancia La Malvina", nombrada así en honor a su hija Malvina Mason, casada con el Coronel Remigio Gil.
Adentro funciona este sencillo museo que no siempre está abierto, como en el caso de mi visita. No hay mucho para ver de todos modos, mas que un pedazo original de la casa guardado cual joya arqueológica, y lo que está en la fotografía inferior que capturé desde una de las ventanas.
En los alrededores de la casa hay un Jardín Sensorial (?). Un asador como obra de arte, que según la visión de su artista recreaba el principal lugar de encuentro de quienes tomaron las primeras decisiones en la provincia, lo cual es altamente probable.
Ya alejándonos por la parte trasera de la casa hay un sendero que lleva a un pequeño bosque de Caldén* que no recorrí, pues ya conocía los mas antiguos y portentosos de la provincia y el país.

Volviendo al camino de circunvalación al lago uno se encuentra con un romántico faro rosa en donde funciona un club náutico, con embarcadero propio para salidas de pesca.
Después sigue el camino de circulación obligada, y se termina el paseo. Eso es todo. La siempre transitada Avenida San Martín espera para devolvernos al cercano centro de Santa Rosa.