sábado, 10 de enero de 2015

Las Lancitas, una reserva que se viene con todo

Dentro de la región de Yungas, se encuentra la Reserva Natural Provincial Las Lancitas, un área de 9.500 hectáreas que presentan un lugar de transición entre la Selva Pedemontana (al pie de la montaña) y el Bosque Chaqueño, cosa que no se repite en ningún otro lugar de la provincia de Jujuy ni de la selva Tucumano-Boliviana.
Ayudando a un parroquiano en el camino a las yungas
Salí con un amigo desde las afueras de la ciudad de Salta, pero la mejor manera de llegar es desde San Salvador de Jujuy, la capital provincial, distante a unos 120 kilómetros. Cuando llegamos a la primer entrada luego de un fugaz almuerzo en la cercana localidad de Palma Sola, apenas pudimos recorrer unos cientos de metros, y tras cruzar dos breves ríos nos topamos con una tranquera que llevaba candado y nos impedía el paso. No íbamos a salir de aquí con las manos vacías.
Tanteando la profundidad de uno de los ríos
.

La riqueza biológica en la Reserva Provincial Natural Las Lancitas es asombrosa, siendo una de las zonas mas importantes de Argentina en cuanto a bio diversidad. Son mas de 280 las especies de aves registradas, entre las que abunda el Loro Hablador, una especie endémica que encuentra aquí, en Las Lancitas su mejor hábitat. Animales varios como el Pecarí, la Corzuela Parda, varios tipos de zorros, comadrejas, monos y hasta el simpático Tapir, dan muestra de su original fauna. Con mucha suerte se podría llegar a divisar un magnífico ejemplar de Yaguareté, el rey de los montes y las yungas.

Entre la flora, como siempre en las yungas, acompañan los cebiles, las tipas, los pacarás, laureles y hasta algunos ejemplares de quebracho colorado en su parte correspondiente al Bosque Chaqueño.
Por suerte el camino presentaba una segunda entrada y hacia allí apuntamos. Están terminando la casa del Guarda parque, quien se encontraba en el lugar con un segundo guarda parque y el abogado de este proyecto que se va consolidando una opción eco-amigable desde 2002.
Nos contaron todo sobre sus proyectos. Mostraron las nuevas instalaciones destinadas a la vivienda del guarda parque, y tras unas fotos grupales aceptamos su invitación de recorrer la reserva hasta su límite.
Recién habían agarrado una Yarará (Rhinocerophis alternatus), una mítica serpiente sudamericana que habita en Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay, y que es causante de mas del 90% de los ataques de serpientes venenosas en el país.
Estábamos contentos de salir de ahí pese a la gran hospitalidad de los trabajadores, y es que las hormigas nos estaban literalmente mordiendo, y ya nos habíamos arrancado unas cuantas garrapatas de los brazos. Las Lancitas es uno de esos lugares que si se camina, debe hacerse con buen calzado y pantalones largos y camisa con mangas.
El sol pegaba fuerte y la brisa del aire parecía no correr por aquí. Era hora de arrancar.
De tanto en tanto el guarda parque paraba su vehículo para enseñarnos las buenas vistas, los límites de la reserva, los ríos y el nombre de los cerros circundantes (Sierras de Santa Bárbara y Sierras del Centinela), o cualquier otra cosa que nos pueda llegar a ser de interés.
Desde un sector del camino se ve hacia nuestra derecha el lecho de un río seco que se convierte en un camino estival, o de temporada, para los pocos habitantes que residen permanentemente en la zona. Es verano y el agua no va a tardar en llegar.
En otras de las paradas nos mostraron el lugar en donde van a desviar el camino para construir un mirador con buenas vistas sobre los mas que verdes valles.
Según nos contaron, recientemente fotografiaron en esta zona un rarísimo ejemplar de Halcón Negro
como se puede ver en esta página http://www.ecoregistros.org/site/especie.php?id=1141
El camino, siempre es siempre distinto pues presenta varios pisos de vegetación. Por momentos uno siente que la selva se nos viene encima, y uno apenas puede estirar la vista. En otros momentos muestra quebradas estrechas y grandes precipicios. De hecho al salir de la reserva, la huella se convierte en un camino de cornisa con curvas ciegas que ascienden y descienden regalando vértigo y color.


En estas regiones abundan los árboles con espina, lo que obliga a los gauchos y a cualquier habitante que anda a a caballo a usar un tipo de montura que va complementada con el Guardamontes, que son cueros de vaca duros, que cumplen la función de proteger a los jinetes de las asperezas del monte. Esta particular montura es usada en esta regiones desde hace varios siglos.
En el límite del río nos despedimos de nuestros nuevos amigos. Nos sacaron una foto por ser los primeros visitantes de la temporada.
Allí manifestaron su deseo de incorporar la ladera que se encuentra en el lado contrario del río, en donde a simple vista se aprecia un salto de agua de 60 metros de alto, la cual se puede visitar tras unas seis horas de caminata empinada, húmeda y calurosa.

Tras salir de la reserva pero sin abandonar los caminos de yungas, continuamos atravesando las serranías hasta la pequeña localidad, o paraje de El Fuerte, siempre rodando por caminos que siempre iban alternando el color entre tierra colorada, arena de tono verdoso, gris pavimento o blancos opacos. La erosión del piso está muy potenciada por el alto regimen pluvial que hay en la zona, y son muy frecuentes los derrumbes.
Una acertada visita. Es una reserva de lo mas bonito, que en uno de sus extremos es lindante al
Parque Nacional Calilegua. Pese a su tamaño mas de diez veces menor, presenta escenarios muy diversos y sus caminos internos son mas largos que los de el único parque nacional de Jujuy, incluso si se llega a la localidad de San Francisco, como hicimos en ocasión de esa visita.
Realmente vale la pena la visita a la Reserva Provincial Natural Las Lancitas. Espero que mas visitantes se acerquen hasta aquí y den su apoyo para conservar estos valiosos bosques. Es de lo mejor que he conocido en los espacios protegidos de Yungas.
Quiero agradecer a los señores Iván Pereyra y Freddy Burgos por su amabilidad en acompañarnos y explicarnos todo acerca del lugar. Gracias muchachos. Volveré para ver como sigue todo.

Entradas relacionadas: Parque Nacional El Rey
                                    Aventuras en Baritú, el único parque nacional tropical de la Argentina

Ubicación: Departamento Santa Bárbara, provincia de Jujuy Latitud: 24º10'15,99'' S (-24.17111)
Longitud: 64º26'31,28'' O (-64.44202)