martes, 31 de marzo de 2015

La Joya del Barroco Lituano

Lituania es un país profundamente católico. Pese a estar en el centro exacto de Europa fue una de las últimas naciones paganas en adoptar el Cristianismo. Vladislao II, único rey de Polonia y Gran Duque de Lituania, ya harto del asedio que propinaban los Caballeros Teutónicos a los pueblos paganos, fue el responsable de que en 1386 el país comenzara su conversión al Catolicismo. Su madre pretendía casarlo con la hija de un príncipe ruso, pero el rey encontró oportuno casarse con la reina de Polonia, aunque tuviera que compartir el trono con ella.

Lituania es el país mas grande de las Repúblicas Bálticas. Vilnius, su capital, es conocida por muchos como "La Roma del báltico", pues está llena de edificios clasicistas.
La Iglesia de San Pedro y San Pablo, "Joya del barroco lituano" es una excepción. Para conocerla hay que acercarse hasta el barrio de Antakalnis, una de las zonas mas importantes de Vilnius. En honor a la visita del Papa Juan Pablo II, la plaza de enfrente lleva su nombre.

El edificio es de estilo barroco y comenzó a construirse por primera vez en el año 1500. Tras un incendio que la dejo en cenizas 95 otoños mas tarde fue vuelta a erigir en 1616. La iglesia fue destruida nuevamente, esta vez a razón de una de las tantas guerras con Rusia, pero es desde 1668, que persiste su actual estructura.
Según cuenta la historia, en este  mismo lugar existía un templo de madera en honor a Milda, la diosa del amor y la fertilidad para un pueblo que hasta entonces era pagano.
El exterior es clásico como mucho en la ciudad. Diría que hasta austero. Es en el blanco interior donde San Pedro y San Pablo muestra su cara mas sorprendente.Yo no soy muy fanático del Barroco, pero el decorado impresiona. Sólo la galería contiene mas de 2.000 figuras de stucco hechas por Giovanni Pietro, uno de los mejores escultores que tenía Europa en aquellos días. Pietro también era arquitecto y varias décadas fueron necesarias para dejar plasmada su obra.
Las figuras representan iconos religiosos del viejo y nuevo testamento, así como figuras de los santos que contribuyeron a la historia de Lituania.

El altar de la iglesia, mas bien modesto para el tamaño del edificio muestra la influencia típica del buen barroco tardío. Son tantos los detalles, y están tan cargados de simbolismo que llevaría un buen tiempo comprenderlos a todos. Originalmente iba a ser mas grande.
San Pedro y San Pablo dominan desde los costados. Dos arquitectos de Milan lo terminaron recién en el siglo XIX ya que sus antecesores murieron antes de concluir la faena.

La iglesia, de dos torres y tres naves en forma de cruz, es una de las mas admiradas en su tipo en Europa. Tiene un domo que le da al blanco de su interior mayor luminosidad.
San Pedro y San Pablo es la iglesia mas importante del culto católico en Vilnius. Todos coinciden en que es la mas bonita de la ciudad.
El barrio de Antakalnis queda mas o menos a 30 minutos de caminata desde el centro histórico de Vilnius. Vale la pena recorrerlo. Aunque está a la vista de que ha gozado de mejores tiempos, hay mucha variedad arquitectónica en las casas de los nobles y empresarios que vivían ahí durante los siglos pasados. Mas tarde fueron los Soviéticos lo que dejaron su impronta.