martes, 19 de mayo de 2015

Bodega CarinaE y Bodega Zuccardi

El plan para este viaje era recorrer algunas de nuestras bodegas preferidas en varias zonas de Mendoza. Para eso dedicaríamos todo una semana, aprendiendo de los diferentes métodos de elaboración de una de nuestras bebidas preferidas, el vino.

Nos habíamos juntado la noche anterior en un restaurante en las afueras de la ciudad. Habíamos llegado desde diferentes puntos del país con el sólo objeto de beber y comer en demasía.

Día 1:

A las 9 de la mañana ya estábamos saliendo hacia Bodegas CarinaE, en Cruz de Piedra en el Departamento de Maipú, el sector vitivinícola mas tradicional y venerado de la provincia de Mendoza.
Cecilia y Andy, dos de nuestros amigos de este viaje conocen muy bien la provincia de Mendoza. Ellos nos hicieron de nexos con grandes personajes de la escena local, lo cual enriquecía el viaje. La Bodega CarinaE era la primera de estas paradas programadas. Allí nos recibieron Brigitte y Philippe Subra, dos franceses que desde 1998 viven en Mendoza y hoy son los dueños de este emprendimiento que elabora vinos finos de alta calidad desde 2003.
La producción de CarinaE es de bajo rendimiento, como generalmente sucede con los buenos vinos.
Cuentan con 19 hectáreas entre estos viñedos y otros que tienen a pocos kilómetros de distancia,  en Perdriel, Luján de Cuyo. Otro lugar que es cuna de grandes vinos argentinos.
En total embotellan unos 260.000 litros que venden en el mercado local y en el internacional, previo paso por sus barricas de roble llegadas desde Francia y Canadá.
Las dos pasiones de Philippe, el vino y la astronomía quedan de manifiesto en este lugar. De hecho la bodega toma su nombre de la constelación homónima. "La mas linda de todas" según el dueño de este proyecto, y que es especialmente visible durante la época de cosecha.
En BodegaCarinaE producen una variedad prácticamente desconocida en la Argentina, el Passito. Un vino muy dulce elaborado a partir de una receta de los Fenicios que ya tiene 3.000 años. Es un vino de color amarillo intenso bastante común en Italia (zona Véneto, Toscana), en Alemania, regiones de España y en Francia, en donde se lo considera un vino de postre y tertulia. En Sudáfrica nunca falta en los restaurantes y es una de las variedades mas destacadas del país.
Escuchar a Brigitte es un placer. Sus palabras son honestas. Sabe cuales son sus pretensiones y la calidad del vino que produce. Una mujer con los pies en la tierra, y que con su particular humor y acento, hace muy amena la visita a sus terruños.
Pese a que sólo era media mañana llegamos contentos al momento de la degustación. Allí fuimos sacando nuestras propias conclusiones acerca de todos los vinos que produce CarinaE. También de sus espumantes, que resultaron muy buenos.
Todos quedamos encantados con la calidad de los vinos de esta bodega boutique, y nos llevamos algunas cajas para disfrutar en nuestras casas.
Era menester ingerir algo para paliar el efecto del vino mañanero.
Un poco alegres salimos de ahí y nos dirigimos hacia Bodegas Zuccardi, en donde teníamos reservado un almuerzo. Este restaurante fue el primero de muchos, abriendo sus puertas en 2001. Familia Zuccardi fue pionera en el turismo enológico en Mendoza. abriendo al público esta gran bodega en la zona de Maipú. Adentro funcionan dos restaurantes. Uno es "Pan & Oliva". Nuestra opción del día fue la que se llama "Casa del Visitante", en donde comimos un menú de varios pasos con carnes y degustación de algunos de los vinos y aceites de oliva que produce el establecimiento.
Todo está muy bien puesto. Es una auténtica Bodega Modelo. Ya desde el vamos se nota que estamos en una de las mas grandes del país. Las viñas de aquí, por ejemplo, son mucho mas extensas que las de cualquiera de sus bodegas vecinas.

El proyecto nació de la mano de Alberto Zuccardi y de pura casualidad, ya que lo que a el le interesaba en aquellos años era mostrar un nuevo producto de irrigación de un agua que en aquel entonces era tan escasa como sigue siendo hoy. Un método que siguen usando mas de cuarenta años mas tarde.
Esta es la opción N°1 de Trip Advisor para comer, pero está lejos de ser la mejor propuesta culinaria en Mendoza, o siquiera en Maipú. Supongo que esto tiene que ver con que la mayoría de los visitantes eligen venir a una o dos bodegas, y en ese caso no es mala idea incluir a Zuccardi en esa lista por el tamaño de sus instalaciones y su fuerte presencia en el mercado vitivinícola a lo largo y ancho del país.
El almuerzo ronda los $600 por persona siempre y cuando nos quedemos con los vinos incluidos en el menú. Estaba muy rico y era abundante. El precio incluye una posterior vuelta por la bodega y una degustación de algunos de sus vinos, varios de los cuales ya nos fueron ofrecidos durante el almuerzo.
La bodega Zuccardi tiene viñas repartidas en Maipú (180 hectáreas), y también en La Consulta, Altamira, Santa Rosa (la mas grande con 475 hectáreas), y Vista Flores en el Valle de Uco, la nueva zona top para cultivar la vid, y que viene desarrollándose muy bien. Mas adelante comentaré sobre mi paso por algunas bodegas de esta región.

Tras caminar algunos centenares de metros por el camino de acceso, nos dirigimos hasta el otro lado de la ruta para conocer (varios ya habían estado) las grandes instalaciones de Bodegas Zuccardi.
Un joven oriundo de Venezuela, muy atento iba contando acerca de como es el proceso de elaboración en esta bodega. Aquí, en Bodegas Zuccardi se ve un buen ejemplo de la industrialización y la producción vitivinicola a gran escala.

La charla continuaba en otros sectores de la bodega. Entre las barricas de roble ya no queríamos escuchar mas a tipo este. Nuestro interés estaba en las instalaciones y no en los vinos que producen.
Por suerte este era la última etapa del tour. Desde ahí tendríamos un rato en donde se nos invitaba a comprar algunos de sus productos o recuerdos, y la posterior degustación de vinos.
Adentro de la bodega tienen un local de gran tamaño en donde se vende todo lo que produce la bodega. Vinos en cantidad, pósters, ropa, y algunos productos con vino, como pueden ser cremas o jabones. El Malamado es de los pocos vinos que me gustan de Zuccardi, pues no existe nada parecido. Curiosamente lo vendían a mayor precio que enfrente de mi casa en Buenos Aires.
Llegado el momento de la "degustación" nos encontramos con que ofrecían sus vinos mas comunes, quizás un gama media. Los expertos en marketing son ellos, pero me resulta difícil de entender la estrategia de venta cuando se nos son ofrecidos sus productos mas ordinarios. Aquellos con tapa a rosca que se consiguen en cualquier súper mercado.
Las instalaciones de la bodega son sorprendentes. La comida muy rica y con buen servicio de mesa. La degustación pésima. Casi una falta de respeto para los amantes del vino y potenciales compradores. Apuesto a que son pocos los que se llevan desde aquí una caja de vinos de Bodegas Zuccardi.

El día 2 sigue acá

Si te gusta el vino aquí hay tres entradas sobre lugares históricos relacionados con su producción.

La Ruta del Vino en Salta

Riquewir, uno de los pueblos mas lindos de Francia

Kaysersberg