martes, 23 de junio de 2015

La Fortaleza de Santa Teresa, patrimonio del viejo Uruguay

El Fuerte de Santa Teresa es el mas importante y mejor conservado de una linea de castillos que protegían antiguamente a la República Oriental del Uruguay antes de que esta sea siquiera planeada.
La fortaleza de 1762 se encuentra en el Departamento Rocha, camino a la ciudad del Chuy, y muy cerca de la frontera con Brasil. Esta en lo alto de una loma en una zona estratégica conocida como "Desfiladero de la Angostura", con grandes campos de dunas y extensos humedales, tanto al norte como al oeste, que custodiaban el único paso terrestre posible de aquellos días.
Capilla del Fuerte Santa Teresa
Eran tiempos en los que España y Portugal peleaban por los dominios de América del Sur. Los vecinos países tenían muchos asuntos pendientes luego de algunos años en los que compartieron un mismo rey. Varios en realidad. Al margen de esto, estas fortalezas de América del Sur fueron cambiando de mano en mano entre los de la Península Ibérica hasta 1828, donde quedan definitivamente bajo control del flamante estado uruguayo.

La fortaleza de Santa Teresa estaba construida con un famoso método francés. Tiene forma de pentágono y paredes que se burlaban del ataque de la artillería. El fuerte volvería a usarse como guarnición en la "Guerra Grande", y nuevamente como presidio antes de caer en el abandono durante muchas décadas.
Las cuadras era el lugar en donde dormían los soldados
Ese mismo día, temprano en la mañana había ido a conocer el mas antiguo Fuerte San Miguel, desde donde provenían las maderas originales del primer y precario fuerte construido por los portugueses, y conquistado un año mas tarde por los españoles, quienes lo volvieron a hacer en dos oportunidades usando piedras (granito) del lugar.

Dos veces había pasado por la puerta del Parque Nacional Santa Teresa, en donde se encuentra el fuerte homónimo, pero solo en la tercera visita iba a entrar. No venía aquí desde 1998.
Mis amigos dormían en Punta del Diablo, y en horas cercanas al mediodía ya deberían de estar despiertos. Fuimos juntos a recorrer el fuerte y cuanto camino discurre entre los mas de 2.000.000 de árboles que hay en las 3.000 hectáreas del primer parque nacional del Uruguay.
Polvorín del Fuerte Santa Teresa
Murallas adentro de los 15.000 metros cuadrados del Fuerte Santa Teresa existen una serie de construcciones en el que unos 300 (o 700 según la ocasión) hombres dormían y realizaban las mas diversas actividades. Los conjuntos edilicios fueron hechos por orden del portugués Conde de Bobadela, quien por aquel entonces era gobernador de Río de Janeiro.
Para garantizar la defensa del lugar había un total de 5 baluartes (San Juan, San Carlos, San Luis, San Martín y San Clemente) que podían cruzar el fuego entre sí y protegían con el poder de sus cañones al Fuerte Santa Teresa. Todos tenían sus garitas en esquinas, que sorprenden por su prolija manufactura.
Baluarte San Juan
Desde aquí se repelieron, por ejemplo, los ataques del buque "Leda" de bandera británica, y es que desde la introducción del ganado bovino, las tierras de la Banda Oriental, que hasta ese entonces se creían poco provechosas, pasaron a despertar el interés de otros jugadores imperiales.  Además Inglaterra le había declarado la guerra a España.
Al frente de esta resistente muralla (en la foto superior se aprecia el grosor) se encuentra el camposanto o cementerio en donde descansan tanto soldados españoles como portugueses. También caciques indígenas, esclavos y vecinos de la zona, ya que se siguió usando durante mucho tiempo.
Adentro de uno de los edificios funciona hoy un pequeño museo con dos salas. En la primera de ellas exponen maquetas de todas las fortificaciones del Uruguay. Una buena oportunidad para quienes no conocen Colonia del Sacramento, Montevideo o el Fuerte San Miguel.
En la segunda sala guardan cañones, balas y rifles utilizados en las defensas de los fuertes. Las armas se encuentran en gran estado de conservación. También exponen los restos de una antigua herrería.
También están expuestas todas las banderas que utilizaron los regimientos españoles que actuaron en la Banda del Uruguay durante el siglo XVIII, mapas, objetos y cosas que se me pasan por alto.
El Parque Nacional Santa Teresa es el más antiguo y ciertamente es una de las mejores atracciones turísticas que tiene para ofrecer Uruguay. Todo dentro del parque está en un entorno muy cuidado y cuentan con todo tipo de instalaciones y comodidades para sus visitantes. También tienen un rosedal con mas de 330 especies.
Luego de visitar el fuerte fuimos a la zona de camping para hacernos de unas ricas "Patricia" (mi cerveza preferida en el Uruguay). El resto del día lo disfrutaríamos en las playas de aquí, en mi opinión, unas de las mas lindas del país.


Entradas relacionadas

Las Idas y vueltas de Colonia del Sacramento

El Fuerte San Miguel

Maldonado