lunes, 23 de noviembre de 2015

Frankfurt y algunos pueblos satélites

Frankfurt es la Capital Económica de la Unión Europea. Aquí se concentra el centro financiero de Alemania, y otras importantes industrias como la farmaceutica, la automovilística, del libro o la textil.
Vista saliendo desde la estación central
Frankfurt am Main es la quinta ciudad mas poblada de Alemania. Desde tiempos remotos fue una de las urbes mas importantes del territorio Teutón. Hoy es la mas grande del Estado Federado de Hesse, uno de los 16 Landers en los que se divide el país. Según el último censo la ciudad tiene unos 720.000 habitantes que llegan a 5.500.000 sumando las regiones metropolitanas.
Las torres gemelas del Deutsche bank
Son literalmente millones de personas las que pasan cada año por el Aeropuerto de Frankfurt, uno de los mas transitados del mundo, base de operaciones de Lufthansa y el aeropuerto de carga mas grande del planeta. Pero eso no es todo. La ciudad es un importantísimo núcleo ferroviario que permite unir miles de ciudades del continente europeo.

Es verdad que esta ciudad situada a orillas del río Meno no esta entre las preferidas de Alemania en cuanto a turismo concierne, pese a que guarda un buen número de atractivos entre sus dominios.
Estatua en el Zeil, una de las zonas comerciales mas importantes de Alemania
Frankfurt es conocida entre sus habitantes como "Bankfurt" (en referencia a los miles de bancos que tiene la ciudad) o como "Mainhattan", juego de palabras entre Main (por el río) y hattan por la isla de Manhattan en New York, y es que a diferencia de otras Germanas y europeas, la ciudad cuenta con un grupo grande de rascacielos que se encuentran entre los más altos del continente. Este Skyline muestra de alguna manera que nos encontramos en una de las zonas mas dinámicas, productivas y protagonistas del país. Como lo fue siempre en realidad si tomamos en cuenta que desde 1152 fue sede de la coronación de todos los monarcas germanos.
El edificio del Comerzbank de 259 metros es el mas alto de Alemania y el primer edificio ecológico del mundo
¿Cuantas veces pase por el Aeropuerto de Frankfurt? No menos de 25. Para mí (como para muchos) es casi tan solo una ciudad de paso, y aunque ya la había recorrido en otras oportunidades, esta vez tenía gente amiga que visitar, alguna que otra fiesta, y tres días enteros por delante, por lo que pude conocer mas en profundidad la ciudad de Fráncfort del Meno y algunos de sus pueblos satélites.

Frankfurt está acostumbrada a recibir turismo por lo menos desde 1150, cuando los visitantes contaban con el aval de seguridad del Rey para visitar la Frankfurt Messe (o Feria de Fráncfort) , una de las ferias mas antiguas e importantes del mundo, en donde albergan la Feria del Libro (la mayor feria comercial de este tipo) o el Salón del Automóvil entre otros multitudinarios eventos.
La Escultura del Euro de Ottmar Hohl es una de las mas fotografiadas de la ciudad de Frankfurt
Frankfurt es una de las ciudades mas globalizadas del mundo y ciertamente de Alemania. En sus calles se ve un crisol étnico con gente llegada desde todos los rincones del planeta. Según datos oficiales es una de las ciudades mas caras del país, pero permitan decirles que no estoy para nada de acuerdo con esto. Al menos no es algo que note el visitante en los rubros de hotelería, transporte o comida.

Uno de los edificios mas emblemáticos del Frankfurt am Main de hoy en día es el Eurotower, un edificio de 148 metros de altura (no está entre los mas altos) que funciona como sede de muchas instituciones financieras y de las oficinas del Banco Central Europeo (BCE).
Frankfurt no está para nada mal. Su oferta cultural es amplia y muy buena. Hay mas de 60 museos en la ciudad, muchos teatros y una de las operas mas apreciadas del continente. En los alrededores del centro de la ciudad hay castillos y un sin número de bodegas entre los valles gentiles.

Frankfurt me parece una ciudad un tanto sucia. Sucia para los estándares Alemanes, por supuesto, y sólo si la comparamos con tantas otras ciudades pulcras el extremo que sabe tener el país Tedesco.
En las afueras del Downtown, en la zona mas antigua de la ciudad, se encuentra el barrio de Sachsenhausen, uno de los preferidos por locales y extranjeros para salir de juerga. Aquí hay calles adoquinadas con un montón de sidrerías y bares que por ley tienen que vender el Apfelwein (la sidra) mas barata que ninguna otra bebida en su carta.
El ambiente durante las noches cuenta con todos los ingredientes necesarios para pasarlo de puta madre, razón por la cual es el lugar elegido para tantas despedidas de solteros.
Estatua de Frau Rauscher
De día no hay mucha actividad en estas callejuelas. Caminando una mañana por ahí me sentí salpicado por algo. Me detuve, mire para arriba y no vi nada. Estaba solo en esa calle. Cuando estaba por arrancar nuevamente mi caminar sentí otro chorro de agua y ahí la vi a la estatua de esta anciana atrevida que escupe agua por su boca a los distraídos que pasan por allí.
El Puente Ignatz Bubis de 183 metros de longitud es uno de los 23 que cruzan las aguas del río Main, divisorio natural de la ciudad. Aquí las calles de la ciudad se presentan mas tranquilas.
En este lado del río Meno, en el lado "pobre"y en lo que antiguamente era un barrio obrero olvidado, se encuentra el Museumufer que contiene 7 de los museos mas importantes de la ciudad.
Schloss  Johannisberg
Otro lugar interesante para visitar en los alrededores de Frankfurt (a menos de 40 kilómetros de distancia) es el distrito de Rheingau, en Wiesbaden, una de las áreas vitivinícolas mas antiguas de Alemania con casi 4.000 hectáreas de viñedos sembrados que corren a la vera del río Rin. Aquí se encuentra el Schloss Johannisberg, un castillo que viene recibiendo gente y haciendo vinos hace mas de 1200 años, época en la que Ludovico Pío, hijo de Carlomagno, era Rey de los Francos.

Doblando la distancia, pero todavía cerca de Frankfurt am Main podemos tomarnos un día entero para visitar El Castillo de Heidelberg , las ruinas mas famosas y visitadas de Alemania.
 La zona vieja de la ciudad (el Alstadt) está rodeada por lo que hoy es el centro de Frankfurt. Este área quedó devastada tras los ataques de la Aviación Inglesa (RAF) el 22 de marzo de 1944, durante la Segunda Guerra Mundial. Todo el casco antiguo de la milenaria ciudad quedó reducido a poco mas que cenizas tras las bombas arrojadas.
Con el paso de los años muchos de estos edificios fueron minuciosamente reconstruidos para recuperar el esplendor que tenían en la época medieval.
En el medio de la Romerplatz, en donde se está el ayuntamiento de la ciudad y la catedral, entre otras importantes construcciones, se encuentra una Estatua de la Justicia o Gerechtigkeitsbrunnen. Una de las pocas que sobrevivió los bombardeos. Es la mas vieja de Frankfurt y está emplazada aquí desde 1541. La actual es de bronce, data de 1611, y es obra del escultor Johann Hocheisen. Desde esa fecha salía vino por sus fuentes cada vez que era coronado un nuevo emperador.
Como tantos otros en la ciudad, este también resulta un sitio ideal para sentarse un rato a tomar una cerveza y comer Frankfurters, un tipo de salchicha alemana relleno de carne de cerdo y embutida en tripa de oveja, que se diferencia a la de otras regiones por estar ahumada, receta que vienen practicando desde 1562. En muchos de los bares alrededor de la vieja plaza las ofrecen en dos minutos o menos estas salchichas al plato o sobre un cartón listo para comer al paso, generalmente acompañadas por papas o alguna salsa picante. El queso duro acompañado por cebollas es otra de las rápidas opciones.
Tampoco está entre mis preferidas de Alemania, pero no tengo dudas de quien quiera dedicarle un par de días a la ciudad de Frankfurt am Main no saldrá decepcionado.