martes, 23 de febrero de 2016

Aproximación nocturna al Castillo de Nosferatu

El Castillo de Orava (Oravsky Hrad) es uno de los mas grandes e imponentes de Eslovaquia. Desde la Edad Media sobresale en lo mas alto de un peñasco de 112 metros de altura.
No es un castillo cualquiera ya que la leyenda dice que el Diablo participó en su construcción.
El Castillo de Orava se encuentra en el pueblo de Oravsky Podzámok, en la Región de Zilina, cerca de las fronteras con Polonia y Checa, y a casi 300 kilómetros del Castillo de Devín en Bratislava.
Ya veíamos el Castillo de Orava iluminado a cierta distancia dominando un peñón. Las condiciones climáticas y un inusual tráfico por las carreteras rurales de Eslovaquia habían retrasado varias horas nuestra llegada, para cuando finalmente pudimos llegar al castillo, este se encontraba cerrado, de modo que decidimos recorrer las calles del pueblo a modo de consuelo.
No había un alma vagando por las calles, y es que se comenta que al Diablo le gusta volver a este lugar para lamentarse. Claro que las poco amenas temperaturas del invierno no incitan a la gente a salir.
El castillo de Orava se veía dominante al final de un camino en subida flanqueado por una barrera abierta. Entendimos esto como una invitación a subir con el auto, pero a los pocos metros sospechamos que eso no iba a ser posible. Si salía el Diablo no quedaba otra que salir corriendo.
¿Que tiene que ver el Diablo con el Castillo de Orava?
Probablemente nada, pero la leyenda dice que un tal Marek se había instalado en la ciudad con el propósito de construir un castillo en lo mas alto del citado peñasco. Como la tarea no era fácil le pidió ayuda al Diablo . Ante su sorpresa este apareció y los dos llegaron a un acuerdo.
El Diablo podía quedarse con el alma de Marek si construía un gran castillo en siete días y siete noches. La empresa no era sencilla pero el Diablo sabía que lo podía lograr.
Con mucho esfuerzo puso manos a la obra y empezó a elevar las paredes del castillo con piedras que traía desde un sitio lejano. Marek al ver el avance tan pronto del castillo pidió ayuda a Dios, ya seguro de no querer entregar su alma al Diablo.
Cuando el Diablo estaba pronto a terminar con el castillo estaba dedicado a nimiedades decorativas, y es que eventualmente esta sería su morada. Sólo le restaba subir una gran piedra para concluir su obra. Con mucho cuidado la subió por la barranca y segundos antes de colocarla sintió el canto de un gallo que anunciaba su fracaso. El Diablo no había podido terminar el Castillo de Orava en siete días y siete noches, tal como estaba acordado.
En su enojo tiró esta gran piedra al río Orava en donde aún permanece. En el lugar todos la conocen como "la piedra de Marek".
Dejando la leyenda de lado, el Castillo de Orava aparece en registros históricos tan antiguos como 1267. Se sabe que durante el siglo XIV fue habitado por el Rey Carlos Roberto quien lo vendió a familias nobles relacionadas con la minería. Desde esa fecha ha recibido varias ampliaciones que lo llevaron de su Estilo Gótico original a un Estilo Renacentista y mas tarde a uno Barroco antes del gran incendio que lo destruyó en 1800.

El castillo fue escenario de varias guerras contra los Kuruc (o Kurutz), un grupo de rebeldes aristocráticos Húngaros que se enfrentaron al Reino de Hungría (este regido por los Habsburgo) durante algunas décadas entre los siglos XVI y XVII.
El Castillo de Orava es uno de los mas lindos e importantes de Eslovaquia, un país con un número incierto pero grande de castillos y fortalezas que demuestran cuan deseables siempre fueron estas tierras. Algunas salas de su interior albergan al Monumento Nacional, que desde 1868 mantiene sus puertas abiertas, haciendo de este uno de los mas viejos del país.

El castillo no ha sido habitado desde el último incendio, aunque en 1922 sirvió de locación para el film "Nosferatu el Vampiro" (Nosferatu, eine Symphonie das Grauens - Nosferatu una sinfonía del Horror), obra fundamental del Expresionismo Alemán.
Cuando estaba llegando nuevamente al nivel de la calle noté una placa en conmemoración al escritor Milo Urban, quien fuera Editor en Jefe de Gardista, una revista de propaganda financiada por el grupo terrorista de ultra derecha, Guardia de Hlinka. La organización fascista era parte del Partido Popular de Eslovaquia y funcionó hasta la llegada de los Soviéticos.
Por su participación a instigar al odio y la violencia, Milo Urban fue condenado en 1948.
La historia de la Región de Zilina quiere ser contada, y que mejor que en un lugar cuya geografía está tapizada por frondosos bosques y montañas de fondo. La propuesta incluye desde castillos y monumentos culturales hasta parques nacionales  o largas caminatas por los bosques en un lugar donde mas de la mitad del territorio se encuentra bajo protección ambiental. No por nada se encuentra en la provincia mas visitada del país.