lunes, 14 de marzo de 2016

Iglesia de la Asunción y San Juan el Bautista (Kutna Horá segunda parte)

La Iglesia de la Asunción y San Juan el Bautista sigue siendo uno de los templos católicos mas importantes de la República Checa en cuanto a historia refiere. Fue durante un tiempo el sitio religioso mas grande del país y de Europa Central hasta que la Catedral de San Vito en Praga fue finalmente concluida.
Eran tiempos en los que Kutná Hora era un insolente pueblo que le pretendía la capital a Bohemia.
La iglesia de 87 metros de largo y una considerable altura tiene el mote de "Catedral" por su tamaño y junto al centro histórico de Kutná Hora forman desde 1995 parte del Patrimonio UNESCO de la Humanidad de la República Checa por su significado histórico y gran estado de conservación.
La iglesia de la Asunción y San Juan el Bautista (chrám Nanebevzetí Panny a sv. Jana Krtitele) se encuentra en el barrio de Sedlec a un kilómetro y medio de Kutná Hora. Es la misma zona en donde está el Cementerio de Todos los Santos y la famosa Capilla de los Huesos que no dejará a nadie indiferente en su paso por este pueblo.

De lejos se aprecia importante la Iglesia de la Asunción y San Juan el Bautista, pero al ingresar (tras el pago de 30 Coronas) me sentí un tanto decepcionado. Por suerte cada paso iba a hacer decrecer ese sentimiento cuando comprendí que la iglesia no fue construida con el fin de deslumbrar a los fieles, si no de hacerlos sentir mas cerca de Dios.
La historia nos cuenta que tan temprano como 1142 funcionaba aquí, en este mismo lugar, un Monasterio Cisterciense (Santa Orden del Císter) que años mas tarde fue devorado por el poder del fuego. Hay pruebas escritas y arqueológicas que lo prueban.
En 1280 comienzan las obras de esta edificación que demoraron mas de cuarenta años en concluir. Relativamente poco tiempo para una obra de esta envergadura en aquella época.
Se trata de la primera obra de Arquitectura Gótica importante en la región de Bohemia.
La iglesia posterior a la original fue costeada con las ganancias de un permiso para extraer plata de una de las minas cercanas que hicieron tan ricas a Hutná Hora.
La iglesia fue nuevamente quemada en 1421 por los Husitas, que defendían los intereses de los nobles locales y en especial los de las altas clases alemanas que dirigían por aquel entonces la "Ciudad de Plata" gracias a los cuales Kutná Hora pudo desarrollarse.
Cómo mucho en el país permaneció abandonada durante mas de 300 años hasta que el Abad local, Jindrich Snopek la mandó a reconstruir nuevamente entre 1700 y 1709, obra supervisada por el arquitecto Giovanni Battista (o Jan Blazej) Santini  Aichel en un Estilo Barroco con ciertas licencias y particularidades, tratando de rescatar la mayor cantidad posible de su pasado Gótico.

El interior tiene las paredes revocadas en yeso y trabajos en estuco (que le dan un aire Barroco) y están pintadas en color clara lo que le confiere al conjunto una gran luminosidad. Es de manufactura simple pues los mismos frailes participaron en su construcción.
La buena fortuna parecía no querer acompañar a la Iglesia de la Asunción y San Juan el Bautista. En 1783, el Emperador José II (aka José de Habsburgo Lorena) suspende los servicios religiosos de la iglesia, y un año mas tarde manda a subasta las tierras en donde estaba apostada la ciudad de Kutná Hora y el suburbio de Sedlec. Los muebles de la iglesia como el altar también fueron vendidos y durante mas de una década funcionó como un depósito de granos.
Pintura de Michael L. Willmann (1630-1706)
En 1806 la iglesia pudo abrir nuevamente sus puertas prestando servicios parroquiales, pero las constantes pujas con la iglesia, a la cual se le estaba quitando poder, volvieron a cerrar sus puertas.

En 1812 , la "Catedral de Sedlec" fue nuevamente vendida y durante algunos años funcionó adentro una fábrica de tabaco. De hecho en el día de hoy está administrada por Philip Morris . Justo enfrente de la iglesia, en donde antiguamente había un convento, funciona el Museo del Tabaco (Muzeum tabáku) en cuyo parking estacionamos el auto libre de costes.
Al principio las pinturas pueden pasar desapercibidas, pero si se las observa detenidamente se descubrirá mucho talento en ellas, con historias magistralmente escenificadas.
Son todas del siglo XVII y entre esos cuadros destacan artistas como el checo Petr Brandl (1650-1712).
Algo que puede resultar un tanto curioso dentro de una iglesia es la exposición de un video de 9 minutos que cuenta la historia de Kutná Hora, el suburbio de Sedlec, y en especial todos los acontecimientos relacionados con esta iglesia en particular. "Splendissima Basilica" (tal es el nombre del corto) ha sido galardonada con varios premios.
Cuando estaba por abandonar la iglesia noté unos cráneos exhibidos en la pared. Son de algunos de los monjes asesinados por los Husitas en el siglo XIV.

Con esto concluía mi visita a Kutná Hora y varios pueblos rurales de sus alrededores, que es en realidad donde mas tiempo terminé invirtiendo.

Entradas relacionadas: Kutná Hora, la ciudad que quería ser capital

                                        La Capilla de los Huesos, un lugar de lo mas macabro