lunes, 9 de mayo de 2016

En la Capital del Espionaje

Berlin fue la "Capital Mundial del Espionaje" por lo menos desde el fin de la Segunda Guerra Mundial hasta el 9 de noviembre de 1989, cuando comenzó a caer el Muro de Berlin, o al menos eso se pensaba. Hace poco tiempo ocurrió un escándalo internacional que involucró a Estados Unidos y Gran Bretaña, cuando se descubrió que desde sus respectivas embajadas grababan conversaciones en un radio que comprendía casi todas las manzanas del Mitte de la capital de Alemania, muy cerca del Reichtag (parlamento) y de la Puerta de Brandenburgo. Según filtraciones de Wikileaks hasta la Canciller Angela Merkel tenía su teléfono pinchado. El jefe de los espías de Obama tuvo que abandonar el país y hubo momentos de tensiones diplomáticas.

Bajo ese clima abre sus puertas el Spy Museum de Berlin. No parece existir un lugar mas propicio para un museo de este tipo, en donde se revive detalladamente los tiempos de la Guerra Fría.
Spy Museum Berlin
El Spy Museum de Berlin se encuentra sobre la Leipziger Platz, en el mismo sitio por donde alguna vez pasaba el infame y vergonzoso muro que dividió a los alemanes durante décadas.
No es que había ido especialmente al Spy Museum. Mas bien me topé con el y como me divierte un poco el tema del espionaje, la intriga y la historia decidí entrar. Siempre hay algo nuevo para aprender.
Spy Museum Berlin planta baja
Tras pagar casi €40 por dos entradas comprendí de inmediato por que éramos las únicos personas en el lugar. Es mas, hasta me dio la sensación de que los que vendían los tickets estaban sorprendidos de ver a alguien entrar, pero resulta que el museo es visitado por unos cuantos miles cada mes.

La primer parte del recorrido (la de la planta baja) sucede en un ancho pasillo en donde no hay mas que algunos afiches pegados en las paredes en donde a través de una "linea de tiempo" explican la historia del espionaje en el mundo.  Inicialmente me sentí decepcionado ya que de ninguna manera parecía justificar el alto precio de la entrada, pero bueno, siendo justos también es necesario para ponernos un poco en contexto acerca del espionaje (uno de los oficios mas antiguos del mundo) en la particular época que comprendió la Guerra Fría.
Una payasa saliendo de la capsula
Para entrar a la parte interesante del museo hay que pasar por una capsula que parece "escanear" nuestros cuerpos  como en algunos aeropuertos de USA mientras somos grabados por cámaras y proyectados en las pantallas de varios televisores.
Las escaleras cambian de colores mientras proyectan imágenes e invitan a subir a un primer piso en forma de "L" y de gran tamaño en donde se exhibe un muy buen número de parafernalia relacionada al mundo del espionaje recolectado de las diferentes agencias gubernamentales.
Spy Museum planta baja
Tras subir las escaleras (también hay ascensor para personas con discapacidades físicas) enseguida uno comprende que un espacio de 3.000 metros cuadrados perfectamente mantenidos como los que han montado los socios del Spy Museum a unas pocas cuadras de la Potsdamer Platz, y en uno de los barrios mas caros de Berlin no pueden ser baratas de mantener.
Escaleras del Spy Museum de Berlin
A ver a ver que tiene el Spy Museum de Berlin para justificar el alto coste de su entrada.
Monedas secretas
Lo primero que capta mi atención son estas monedas que podían esconder un micro film en su interior y pasar desapercibidas. Fueron tan efectivas que se descubrieron 20 años mas tarde y por pura casualidad.
Anillos de espía
Cerca algunos anillos mas obvios en los cuales se podía esconder veneno para que los espías pudiesen quitarse la vida antes de ser sometidos a la tortura en busca de información sensible.
Pipa pistola
Otro elemento que me gustó fue esta pipa capaz de disparar una bala. Fue usada como arma de respaldo por agentes del MI5 y MI6 durante el período en el que duró la Segunda Guerra Mundial.
Máquina Enigma utilizada por los Nazis
Las máquinas Enigma fueron desarrolladas para proteger las comunicaciones entre los miembros de los ejércitos. Servían para cifrar y descifrar mensajes a través de un cifrado rotatorio ejecutado por varios robots que se encuentran en el interior de las cajas. Al principio parecían inviolables. Principalmente fueron utilizadas por el Ejército Alemán desde 1930 y por el General Franco durante la Guerra Civil Española. En el Spy Museum tienen una interesante colección.
Gracias a que interceptaron una de estas máquinas las Fuerzas Aliadas pudieron terminar la Segunda Guerra Mundial varios años antes ya que interceptaban los mensajes entre los altos mandos Nazis. Hay una buena película, "El Código Enigma" (The Imitation Game) que cuenta la historia de Alan Turing, el matemático que lo hizo posible.
El Spy Museum de Berlin es un museo claramente temático, pero también de nicho. Está dirigido a personas con intereses en relaciones internacionales, geopolítica e historia, pero muy abocado al espionaje en durante la Guerra Fría. Para el visitante común que no está especialmente interesado en los gadjets puede resultar un tanto técnico y aburrido por momentos.
Spy Museum de Berlin
En los 3.000 metros cuadrados hay docenas de máquinas interactivas con pantallas táctiles y de muy buena calidad que explican en varios idiomas el funcionamiento de ciertos aparatos que no resultan para nada familiares. También hay pequeñas salas en donde se proyectan cortos.
Spy Museum de Berlin
Algunos de estos cortos parecen una tomada de pelo. Otros duran mas de 20 minutos siendo imposible de ver para quienes contraten el servicio guiado (coste a parte).
Gadjets de espías
Entre la parafernalia expuesta destaco un aparato de la CIA (Central Intelligent Agency) capaz de emular la forma de cualquier llave para mas tarde ser replicada y utilizada pos sus agentes.
A su lado vemos lo que parece ser el envase de una popular marca de pegamento. En su interior llevaba una cámara de 6 mm de origen soviético capaz de tomar 30 fotografías. Fue capturada a un agente de la KGB (Komitet Gosudárstvennoy Bezopásnosti) en Viena en 1990.
Lapiceras de espías
Las lapiceras eran un ítem común entre los espías. Algunas llevaban una jeringa con veneno en su interior. Otras podían grabar conversaciones o filmar.
Zapato con micrófono
Los agentes de la Securitate, el servicio secreto rumano creado en 1948, tenía la costumbre de robar los zapatos de sus víctimas para intervenirlos con un micrófono transmisor y saber todo acerca de ellos. Para ello muchas veces sobornaban a las propias mucamas. Les fue útil durante gran parte de la Guerra Fría ya que recién fue descubierto en 1969.
El ingenio demostrado por las diferentes agencias de inteligencia no tiene límites. En este caso vemos una nuez que esconde en su interior un mensaje cifrado.
Trabant
En un museos de espías dedicado a los años de la Guerra Fría no podía faltar el Trabant o "Trabbi", casi el único auto al que podían acceder los pobladores de la ex República Democrática Alemana (RDA) tras años de espera, con motor de dos cilindros y carrocería de resina fenólica.
Fotosnaiper 12
Los espías de ayer y de hoy cuentan con acceso a lo último en tecnología. En esta época estos objetivos de 300 mm no eran poca cosa. El Fotosnaiper 12  procedente de Bielorrusia funcion de la misma manera en que lo hace un rifle.
Parafernalia de espionaje
El lugar es agradable y esta francamente bien armado, pero no llega a tener nada espectacular, nada que verdaderamente nos sorprenda. Es como que en cierto sentido se queda un tanto corto y en deuda.
Terroristas alemanes buscados
Hay también un pequeño sector dedicado a las RAF (Rote Armee Fraktion) o "Brigadas Rojas", un grupo de ultra izquierda alemán conocidos por la mayoría como Baader Meinhof que funciono como una suerte de Guerrilla Urbana entre 1970 y 1998 con financiamiento de la Stasi (la policía secreta de la RDA) causando conmoción social y dejando por lo menos 34 muertos.

Hoy estoy cinéfilo, pero para los interesados en la materia, recientemente vi la película Der Baader Meinhof Komplex (Brigadas rojas Baader Meinhof) y está bastante buena.
Paraguas asesino utilizado para matar a Georgi Markov en Londres
Entre otros de los ítems destacados del Spy Museum de Berlin se encuentra este paraguas que contiene en su interior una pistola de aire comprimido capaz de disparar proyectiles con veneno. En este caso fue usado para matar a Georgi Markov, un novelista que había desertado de su Bulgaria natal, y que como periodista de la BBC y de la Deutsche Welle fue un gran opositor al régimen comunista de Todor Zhikov.
Tres intentos fueron necesarios para deshacerse de Georgi Markov. El definitivo ocurrió en 1978 sobre el Puente de Waterloo en Londres, cuando el búlgaro sintió un "pinchazo" de un paraguas que le había incrustado un pequeño balín envenenado con ricina, una de las toxinas mas potentes del planeta.
Famosa tapa de Der Spiegel (la mayor revista semanal de Europa y la mas importante de Alemania)
También hay un sector con copias de los diarios de la época, en donde no faltan los asesinatos mas famosos perpetrados por el espionaje internacional, y la explicación de como fueron organizados. Entre todo una tapa famosa de "Der Spiegel" en la Conferencia de Yalta con la histórica foto en la que se ve a Winston Churchill, Frank Delano Roosevelt y Joseph Stalin, y que para muchos marca el momento exacto en que se dio inicio a la Guerra Fría que tanto nos compete en este post.
Anonymous y la máscara de Guy Fawkes
La fuerza de los individuos no identificados de un movimiento como Anonymous también están presentes en el Spy Museum. Los tiempos han cambiado, y según reza su lema:

El conocimiento es libre.
Somos Anonymous.
Somos legión.
No perdonamos.
No olvidamos.
¡Esperádnos!

Nobleza obliga. Después de recorrer todas las instalaciones en donde no falta un sector dedicado al espía mas famoso de todos los tiempos (Bond. James Bond) y hasta un cuarto oscuro en donde los mas flexibles podrán testear sus capacidades físicas de súper agentes esquivando por arriba y por abajo los rayos láser proyectados mientras son filmados, puedo decir que el Spy Museum de Berlin es bueno. Verdad que el coste de entrada es elevado y que puede resultar aburrido para la mayoría.
http://www.spymuseumberlin.com