sábado, 28 de mayo de 2016

Los Palisadoes de Kingston

El límite sur de la capital de Jamaica se encuentra a orillas de un notable puerto natural de aguas profundas. De hecho el de Kingston, con 16 kilómetros de ancho y mas de tres de largo es al día de hoy  uno de los mas bellos, y el séptimo puerto natural mas grande del mundo.
Kingston Town
Desde que los europeos conocen la isla poco ha cambiado desde entonces, al menos en este sector. Lo mas notorio es el crecimiento del Palisadoes, una palabra de origen portugués que refiere a las lenguas de arena de casi 15 kilómetros de largo que envuelven y protegen al puerto de Kingston. Estos Palisadoes son formaciones naturales que fueron recibiendo sedimentos de los ríos Hope y Cane, y que las olas se encargaron de acumular en este lugar.

Hasta 1936 esta zona estaba separada de la isla, de modo que a Port Royal solo se podía llegar en barco. Desde entonces la mano del hombre hizo posible la unión entre este punto y la cercana capital.
Plumb Point Lighthouse
Cerca de la entrada al Puerto de Kingston se encuentra Plumb Point Lighthouse, un faro construido en 1853 y que alcanza los 21 metros de altura. Es uno de los siete que tiene la isla, y el segundo mas antiguo. Emite dos luces, una de las cuales dura medio segundo y puede verse a 40 kilómetros de distancia. Desde su erección sólo dejó de funcionar una vez, el día posterior al terremoto de 1907.
Stanley Manley International Airport
Sobre la parte mas ancha de los Palisadoes se encuentra el Stanley Manley International Airport (el segundo mas importante del país) en terrenos de lo que antiguamente funcionaba una gran plantación de cocos perteneciente a la United Fruit Company. En el otro extremo la infame ciudad de Port Royal, en donde funcionaba el puerto hasta que varios terremotos, posteriores huracanes y media docena de incendios como "broche de oro" sentenciaron el final de esta ciudad que en 1690 contaba con mas de 10.000 piratas y prostitutas, y que era conocida como "La Sodoma del Nuevo Mundo".
Pelícanos Pardos
Este era mi último día en Jamaica. Cuando escribí acerca de la capital pirata comenté que lo había reservado para conocer Port Royal, alguna vez y a base de robos la ciudad mas rica del Nuevo Mundo.

En el mismo camino por el que "había transitado" James Bond en 1962 me detuve siempre que tuve la oportunidad, ya sea para ver algunos de los muchos pájaros volando y comiendo (hay mas de 300 especies) sobre el Mar Cribe y con las Blue Mountains de fondo...
Vendedor ambulante
… o mirar desde lejos los pequeños gomones o ruedas de camiones que se acercaban a vender a los barcos cargueros o a pedir algo desde su pequeña posición, no lo sé.

Este lugar de escuetas playas con rocas es popular entre los locales. Se nota que son muchos los habitantes de Kingston que eligen los Palisadoes para sus actividades recreativas y amatorias. Lamentablemente en el sitio queda mucha basura como testimonio de ello.
Port Royal and Palisadoes Protected National Heritage Site
En mi camino a Port Royal me tomó por sorpresa la existencia de un conjunto de ruinas a la izquierda del camino. Paré mi Toyota Corolla a la vera y de la ruta, tomé mi máquina de fotos, mi paquete de cigarrillos y cuando estaba pronto a ver de que se trataba este sitio pasa un auto de la policía que se detiene a mi lado, primero con aparentes intenciones altruistas para luego pedirme plata para supuestamente comprar agua. Casualmente llevaba unas botellitas :P así que terminé el problema rapidamente.
Fort Rocky o Rocky Point Battery
Si bien había un cartel, solo informaba que me encontraba en un lugar protegido de 7523 hectáreas, pero nada referido acerca de estas construcciones de claro aspecto militar.
Los restos me confundían. Los mas viejos podrían llegar a parecer del siglo XVII, pero la mayoría de las construcciones que los circundaban eran claramente posteriores.
Fort Rocky
Sabía que en el área y en esta península habían existido otros fuertes como Fort Carlisle y Fort James (entre los dos sumaban 40 cañones), Fort  Rupert de 22 cañones, una batería apostada de 26 cañones llamada erróneamente Fort Morgan y un último, Fort Walker, construido apenas unos meses antes del terremoto y que contaba con otros 18. Todos estos fuertes estaban destinados a desaparecer bajo las arenas del Mar Caribe tras el terremoto de 1692.
Torre de vigilancia en Fort Rocky
El que si se mantuvo parcialmente en pie, incluso sobreviviendo al nuevo terremoto de 1907, y  puede visitarse unos kilómetros mas adelante en Port Royal es el atractivo Fort Charles (originalmente llamado Fort Cromwell), el primero que habían mandado a construir los ingleses cuando se hicieron con el control de Jamaica, y que contaba con mas de un centenar de cañones y capacidad para mantener una guarnición de hasta 500 hombres durante casi medio año. Desde allí partió una expedición al mando de un joven Almirante Horatio Nelson (en el buque Hinchinbroke) que pretendía remontar las aguas del río San Juan de Nicaragua para tomar primero el Fuerte Santa Cruz y mas tarde la ciudad de Granada. De esta manera los ingleses partirían en dos mitades a la América española y se asegurarían una salida al Océano Pacífico. La misión fue un fracaso.
Probable casa de oficiales en Fort Rocky
Mientras recorría los sendos restos edilicios de esta sección peninsular de Kingston me preguntaba:
¿Que había pasado en este lugar que yace sobre los Palisadoes entre Kingston y Port Royal? ¿Quienes y cuantos vivieron aquí? ¿Cuando y con que propósito fue construido? ¿Por qué fue abandonado?
Restos de Fort Rocky
Para saciar mi curiosidad tuve que buscar información del lugar a mi regreso a Buenos Aires pues no la pude encontrar in situ. Se trata de Fort Rocky (o Rocky Point Battery) una suerte de fuerte que a diferencia de todos los anteriormente citados no se hundió en el mar tras el fatídico terremoto de 1692, por que simplemente no existía. Tan claro como eso.
Patio central de Fort Rocky
Lo que lo diferencia de todos los otros es que Fort Rocky fue construido mas tarde. La idea original de los ingleses era reemplazar la Victoria Battery que esta vez había sido destruida por un nuevo terremoto, esta vez en 1907. Mientras se construían las instalaciones estalló inesperadamente la Primera Guerra Mundial, por lo que Fort Rocky fue dotada con los últimos cañones de largo alcance de la época, capaces de defender la isla de los alemanes, o al menos tratar de contra restar cualquier ataque que pudiera perpetrarse por su parte, si es que se aventuraban hasta aquí.
Stairways to Heaven
Todo el personal, los materiales, insumos y las armas necesarias para constituir y defender este fuerte llegaron en un ferrocarril construido años antes en 1886 capaz de soportar cargas mas pesadas que las habituales. Este ferrocarril ha desaparecido pero cerca de Fort Rocky se aprecian algunos restos de vías.
"More money"
Como Fort Rocky estaba sólo a 7 metros de altura (casi al ras del mar) no podía verse desde altamar. Como detalle vale resaltar que esos poderosos cañones que alguna vez estuvieron apostados aquí nunca encontraron la oportunidad de ser disparados.
Hay en el lugar algunos búnkers y depósitos de armas subterráneos, pero (lamentablemente) sólo me enteré de ellos tras mi visita.

Guarnición militar en Fort Rocky
Como una atracción en si misma Fort Rocky deja mucho que desear, principalmente por la falta de información acerca de este sitio, pero si uno sigue el camino hasta Port Royal puede resultar un complemento ideal.
Restos de uno de los 6 cañones costeros que tenía Fort Rocky durante la Segunda Guerra Mundial
El lugar permanece desconocido para propios y extraños. No está para nada cuidado considerando que se trata de un área supuestamente protegida. Es una lástima, pues estos palisadoes guardan la historia y el patrimonio de una larga tradición militar en Jamaica que comenzó alrededor de 1655 cuando los ingleses le arrebataron estas tierras a España, y que continúa actualmente como sede de la Armada o Jamaica Defence Force (JDF) Coast Guard.
Vista exterior de Fort Rocky
Buscando me enteré que hubo excavaciones posteriores a mi visita en Fort Rocky, a cargo de algunos arqueólogos locales, por lo que no llamaría mi atención que mucho de lo encontrado (botones, pipas, botellas, etc) pueda pronto estar expuesto en algún museo de Kingston.
Torre de control
Cuando uno está en la vibrante pero peligrosa y calurosa capital de Jamaica siempre te dicen y repiten "que el mejor lugar en Kingston es afuera de Kingston". En este lugar siempre sopla una fresca brisa, está cerca y bien comunicado con la ciudad y el imperdible Port Royal. Todo a su favor.