viernes, 23 de febrero de 2018

Bienvenidos a Zimbabwe

El desayuno fue corto y la salida apurada desde nuestro hotel sobre el río Chobe en Botswana. Poco mas tarde ya estábamos en franca caravana apuntando todos hacia la frontera con Zimbabwe, nuestro próximo destino en este viaje por el sur de África.
En Zimbabwe son tan corruptos que hay que estar atento todo el tiempo. Empezamos con demoras de 3 horas para cruzar la frontera, y tuvimos que pagar mas de lo correspondiente para los visados y los seguros que allí exigen para las camionetas.  A lo poco de andar nos para por primera vez la policía con mil excusas para multarnos y tratar de sacarnos mas plata. Mucho tiempo perdido. Costaba mantener el ánimo pese a que nos esperaba una visita a Victoria Falls, uno de los monumentos naturales mas bellos y famosos del mundo.
Los siguientes y últimos 67 kilómetros que nos separaban de la ciudad de Victoria Falls los hicimos sin sobresaltos avanzando en una caravana muy ágil.
Apenas entramos en la ciudad de Victoria Falls (cada vez mas cerca de ser una ciudad fantasma) fuimos a asegurarnos un lugar en los vuelos en helicóptero que allí ofrecen. Tras arduas negociaciones (todo es así en Zimbabwe) reservamos el segundo turno a las 9 de la mañana.

Desde allí fuimos hacia el Kingdom Hotel, uno de los mejores en este área, al menos en el lado de Zimbabwe, y aclaro esto pues la gran mayoría de quienes vienen a conocer las Victoria Falls se quedan del otro lado del río Zambezi en Zambia.
Conlas camionetas estacionadas en el hotel y tras quedar muy contentos con el sitio nos quedamos allí a almorzar. Un placer tanto el servicio como la comida, aunque quisieron cobrarme dos veces, tuvimos un corte de luz y otros detalles menores. Lo bueno es que estábamos a metros de uno de los parques nacionales mas famosos de África.