sábado, 3 de diciembre de 2016

El Fuerte de Cobos

Sobre el antiguo Camino Real que unía Buenos Aires con el Alto Perú, y a 50 kilómetros de la ciudad de Salta se encuentra el Fuerte de Cobos. No es la gran cosa, está descuidado y semi abandonado. Ha estado en peor estado, y eso que se trata de uno de los sitios mas importantes y relevantes en la historia de la provincia, Monumento Histórico Nacional desde 1941 y que supo albergar a algunas de las máximas figuras históricas del país.

El Fuerte de Cobos (antiguamente conocido como "Nuestra Señora de Santa Ana") fue un puesto de avanzada desde donde los españoles buscaban proteger a la joven Salta de los ataques de las belicosas parcialidades indígenas llegadas desde el Gran Chaco.
La ciudad de Salta fue fundada en 1582, pero en el "Valle de Sianca" (actual Cobos) ya existían unos pocos asentamientos con españoles. Incluso hay algunos historiadores que afirman que la zona del actual Fuerte de Cobos pudo haber sido el lugar original de la primera fundación de la ciudad de Salta.

Apostado sobre lo mas alto de una loma, el Fuerte de Cobos cumplió en sus primeros años una función como puesto de avanzada con una guarnición permanente de hombres a partir de 1690.
La casa que sobrevive de aquel original Fuerte de Cobos es una construcción que data de 1733, fecha en la que pudo ser reconstruida por primera vez tras el ataque de un malón.

En 1760 se funda en los alrededores el primer ingenio azucarero del país con cultivos de caña de azúcar importados desde Locumba, Perú por Fernández Cornejo, coronel de las tropas realistas.

Durante varios años el Fuerte de Cobos funcionó como una posta de correos hacia el Alto Perú, dejando un poco de lado su carácter militar, pero en 1775 volvería a ser destruido por el mas brutal de los ataques de las parcialidades indígenas de Tobas, Mocovíes, Wichis y Pilagás.
Manuel Belgrano, quien fuera militar, Jefe del Ejército del Norte, periodista, político, abogado y además creador de la bandera, toma el Fuerte de Cobos por la fuerza y se instala con sus hombres. Desde allí organiza a su ejército para la estratégica retirada de los pobladores de Jujuy (Éxodo Jujeño) hacia Córdoba y Tucumán, para protegerlas del avance de las tropas realistas que bajaban a gran velocidad desde el Perú.

Aunque las tropas realistas tomaron nuevamente el Fuerte de Cobos durante un tiempo, éste es nuevamente conquistado por Manuel Belgrano el 13 de febrero de 1813, cuando entra triunfante a la ciudad de Salta luego de una concisa pelea contra las tropas realistas, contando con la valiosa ayuda del Regimiento de "Pardos y Morenos" al mando de José Superí, y la valiente caballería de Eustoquio Díaz Vélez (el abuelo de Eugenio, el dueño de el Castillo de Egaña).

La Batalla de Salta fue uno de los grandes hitos de la Independencia Argentina, pues esta acción hizo rendirse a los 3398 soldados realistas al mando del brigadier general Pío Tristán, quienes muertos o prisioneros entregaron una buena cantidad de armas para continuar el camino de liberación para todos los pueblos del Alto Perú.
Tristán, un militar nacido en Arequipa fue el último virrey de Perú. Tristán era amigo personal de Manuel Belgrano de sus tiempos en España, en donde los dos habían compartido muchas cosas e incluso amado a la misma mujer.
El Fuerte de Cobos volvió a ocupar una página importante de la historia argentina, cuando fue usado como cuartel por Martín Miguel de Güemes y sus hombres ("Los Infernales") durante las llamadas "Guerras Gauchas", una larga serie de cortos enfrentamientos, tipo de "Guerrilla" que sucedieron entre 1814 y 1825 en la provincia de Salta, que por aquellos días también comprendía a Jujuy y a Tarija (actualmente en Bolivia).
 El 15 de junio de 1816 el Fuerte de Cobos fue sede del encuentro que mantuvieron el (por aquel entonces) gobernador de Salta, don Martín Miguel de Güemes y Juan Martín de Pueyrredón, director supremo de las Provincias Unidas del Río de La Plata, en los días previos a la firma de la Independencia Argentina, el 9 de julio de 1816.

Pueyrredón y  Güemes se conocían ya desde la primera de las Invasiones Inglesas. En el fuerte planearon diferentes acciones militares defensivas para liberar a la patria. De esas batallas quedan valiosos testimonios en el Museo Histórico del Norte , donde hay una sala entera dedicada a este héroe de la patria.
En 1841 el Fuerte de Cobos sirve como morada de descanso para el militar Juan Galo de Lavalle, quien estaba siendo perseguido por las tropas opositoras de Juan Manuel de Rosas, quien ya lo había derrotado para ser gobernador de Buenos Aires. Pocos días mas tarde Lavalle perdería la vida.