viernes, 19 de septiembre de 2014

Visita a la Virgen de Guadalupe

Nuestra Señora de Guadalupe es visitada por mas de 20 millones de personas cada año. La mitad de esos fieles llegan para las fiestas de Guadalupe, entre el 9 y el 12 de diciembre.
Estas multitudes hacen que la Insigne y Nacional Basílica de Santa María de Guadalupe, junto con la basílica de San Pedro, en el Vaticano, sean los templos religiosos mas visitados del mundo.
La Basílica de Guadalupe se encuentra una hora al norte de la Ciudad de México, en Villa Guadalupe, a los pies del Cerro Tepeyac, un importante lugar de culto de los indígenas antes de la conquista, y que fue destruído en la llegada de los españoles. Los Franciscanos, sabios, sabían que no podían ir en contra de las creencias religiosas de los indígenas, y les permitieron tener una ermita en este mismo antiguo lugar de culto.

La leyenda dice que en 1531 la Virgen María se le apareció en cuatro oportunidades a un indígena bautizado con el nombre Juan Diego Cuatlatoatzin (San Juan Diego).
La Virgen encomendó a Juan Diego la misión de ir a lo alto de una montaña a recoger unas espléndidas rosas (flor que no crece en México) para que sean entregadas al primer obispo.
Juan Diego, que por entonces tenía 57 años, colocó las flores en una tela usada para arrastrar cultivos, las envolvió, y tal como había prometido, se las acercó al primer obispo de la ciudad.
Menuda sorpresa se llevaron todos al ver grabada la imagen de la Virgen sobre la tela. Una Virgen María de rasgos mestizos o aindiados, "La Morenita de Tepeyac", hoy el símbolo espiritual mas conocido y venerado de México.
El deseo de la Virgen era tener un templo en ese lugar, a los pies del mismo Cerro Tepeyac que utilizaban los indígenas para sus ritos religiosos.

Desde entonces millones de personas de todo el mundo se acercan cada día hasta el Conjunto Religioso de Tepeyac, en donde están la nueva y la antigua basílica, entre otras valiosas construcciones.
En la enorme explanada del conjunto (Atrio de las Américas), vemos a la izquierda de la fotografía, lo que actualmente lleva el nombre de Templo Expiatorio a Cristo Rey, cuya construcción comenzó en 1695. Este templo ocupa el lugar del anterior demolido. Fue durante muchos años la Antigua Basílica de Guadalupe. Inicialmente construida en estilo Barroco, por sus graves fallas tuvo que ser casi re hecho, tomando las lineas neoclásicas que aún hoy conserva.
En el medio, el Templo y antiguo convento de las Capuchinas (1792) que supo albergar en varias oportunidades la imagen venerada de la Santísima Virgen de Guadalupe.
A la derecha, y con forma de cruz, el Carillón Guadalupano, que con sus 48 campanas puede ejecutar un centenar de melodías diferentes. El campanario tiene en funcionamiento cuatro relojes. Uno que marca la hora, otro solar, un tercero que es un calendario Azteca, y un último reloj astronómico.
La enorme cantidad de feligreses obligaron a la construcción de un nuevo templo con mayor capacidad.
La Nueva Basílica de Guadalupe es de forma circular, y no tiene columnas. De este modo es posible  ver la misa o la imagen de la virgen desde cualquiera de sus ángulos.
Tiene 10.000 metros cuadrados construidos en hormigón armado. 100 metros de ancho, y pueden asistir hasta 50.000 personas a cualquiera de las misas que todos los días, durante toda la jornada, se ofician allí, recibiendo las mas de 3.000 peregrinaciones de cada año.
Es una controvertida obra del arquitecto Pedro Ramírez Vázquez, quien también dejo plasmado su genio en El Estadio Azteca.
La columna que sostiene al altar tiene 42 metros de alto. Debajo del mismo esta la imagen de la Virgen de Guadalupe. También cumple la función de albergar las oficinas administrativas de la basílica. En el quinto piso funciona la Biblioteca Lorenzo Boturini especializada en la historia de la Virgen.
Algunos dicen que la imagen de la Virgen de Guadalupe representa en forma sincrética las figuras de la Virgen María y de la diosa Tonantzin (o Cihuacóatl), madre venerada Azteca.
Lo cierto es que esta imagen de Guadalupe fue entendida y aceptada por los indígenas mexicanos. Hoy México es un país profundamente devoto.

¿Del lienzo milagroso, que decir?
La ciencia moderna no ha podido determinar como es que la tela con la imagen de la Virgen de Guadalupe pudo mantenerse mas de 450 años en tan buen estado.
Los pigmentos de la pintura no son ni minerales ni vegetales, y la técnica utilizada es absolutamente desconocida, sobrenatural, inexplicable.