lunes, 12 de mayo de 2014

El templo de los 100.000 tesoros

Luang Prabang es "La Ciudad de los Mil Templos" y la riqueza de su arquitectura tradicional elaborada,  y los vestigios que dejaron los franceses de la época de Indochina, hicieron que la UNESCO declarara a todo Luang Prabang como Patrimonio Mundial de la Humanidad.

El espíritu de la ciudad es mucho mas relajado que el de cualquier otra urbe del Sudeste Asiático. Es silenciosa y apenas hay tráfico. La gente es muy calma, reflexiva, espiritual, religiosa y familiera.

En poco tiempo uno se convierte, como el resto, en un gran madrugador.

Cerca del río Nam Khong y del río Mekong, donde se concentran muchos de los edificios mas relevantes y emblemáticos de toda la bucólica ciudad de Luang Prabang, se encuentra este templo, que ha sido de los que mas me han gustado.
Vat Sensou kharam, también conocido como "El templo de los 100.000 tesoros" fue construido en el año 1714 con 100.000 piedras traídas del río Mekong. Esto sucedió durante el reinado de Kithasarat.

Este templo sobresale del resto por la rica ornamentación en oro de sus paredes, además fue el que mas me ha llegado. El que mas profundo calo en mi alma.

Fue completamente remodelado en 1957 con motivo de los festejos del 2.500 aniversario del nacimiento de Buda.

Los techos de los templos en esta parte de Asia están generalmente solapados en diferentes niveles (3, 5, 7 o 9) según la doctrina budista a la cual representan. El remate de los mismos en cada esquina imitan la forma de una llama de fuego (Chaw Faa), y es una influencia directa de la arquitectura Thai.
Este es el edificio mas importante de el complejo de Vat Sensoukharam (que también es conocido como Wat Sen).
Dentro del complejo hay una serie de edificios menores que cumplen diferentes funciones sociales y administrativas. Acompañan a los costados pequeñas filas de cuartos mínimos, en donde apenas entra una cama, que funcionan como viviendas para los muchos monjes que aquí habitan, y vienen a aprender sin mas que un taparrabos naranja y quizás algún libro con las enseñanzas del profeta.
Dentro de estos muchos templos, los pequeños futuros monjes budistas, reciben la educación pertinente acorde a la rama acorde a su religión. Los Vat o Wat funcionan como un centro de unión religiosa en donde suceden muchas cosas. La gente llega hasta Luang Prabang, una ciudad sumamente espiritual, para sanarse y dejar del otro lado del muro que rodea a estas construcciones, las costumbres del mundo ordinario. Vienen a profundizar sus creencias y aplicarlas en la vida diaria.


Los pequeños pabellones están siempre sobre dos escalones que representan el Monte Meru, una montaña mítica que es el centro del universo según las tradiciones budistas, que aunque difieren entre ellas, siempre veneran al lugar en donde reside el Dios Shivá.
Los Budistas Therevada (doctrina de los antiguos) son una de las 19 escuelas que surgieron tras la muerte de Buda. Son de los budistas mas ortodoxos, y piensan que no hay nada mas importante que la introspección para llegar al profundo auto conocimiento y al esperado estado de Nirvana, en donde logran reducir la materia y la energía para llegar a un estado de liberación total. Es un tanto complejo.

Los budistas Therevada celebran la luna llena del tercer mes del calendario lunar, dando tres vueltas a los templos con velas en sus manos que mas tarde dejarán en las pagodas creando una bonita iluminación festiva en un marco de silencio y respeto absoluto.
No es de los mas conocidos y recomendados de los muchos templos que hay para ver en Luang Prabang, pero sobre gustos, ya saben.