viernes, 18 de octubre de 2013

Somos todos borrachos

El hombre siempre quiso emborracharse. Esta en sus genes y ya es parte de nuestra cultura.
El alcohol está en la naturaleza, y es por eso que no se puede prohibir. Cualquier comida que contenga azúcar puede producir alcohol ya sea por fermentación, como en el caso de la cerveza o el vino o por destilación como en el caso de los licores, el whisky, el vodka, la ginebra y tantos otros. El hombre siempre tuvo talento, además, para sacar alcohol de los mas impensados frutos.

Las primeras referencias vitivinícolas son de la región trans caucásica, en la zona que hoy ocupan Armenia y Georgia, y datan del 6.000 A.C.
Noé encalló su barca cerca de ahí, en el Monte Ararat, y según cuenta la Biblia, no tardo en cultivar su vid y pasar los días emborrachándose.

Los Sumerios y los Egipcios producían cerveza en grandes cantidades, aunque debe haber aparecido varios miles de años antes junto al pan.
En oriente también la hacían en base a bamboo o arroz.

El acceso al agua potable siempre fue un problema. Lo sigue siendo hoy.
Hasta el siglo XVII, las ciudades no habían desarrollado un sistema eficaz para potabilizar el agua, por lo que su ingesta era peligrosa. Por esta razón la gente bebía alcohol (generalmente vino rebajado con agua) en todas y cada una de las comidas.

Con el paso del tiempo, cada cultura fue aportando lo suyo.
En América, los Incas crearon la Chicha, bebida que hoy sigue siendo muy popular en el Perú, y que deriva del maíz. Antiguamente masticaban el grano y lo escupían. Las enzimas de la saliva transformaban esta pasta de almidón en azúcar que al fermentar producía esta bebida alcohólica.

Los Aztecas lograron una bebida alcohólica a base de la fermentación de la salvia del agave (que tiene solo un 1% de agua). El Pulque estaba considerada una bebida sagrada. Su consumo sigue siendo importante en la región central de México.

En Asia, como de costumbre, encontraremos varias sorpresas en cuanto a las bebidas alcohólicas que consumen, muchas de las cuales le darán asco al occidental mas desprevenido.
Muy popular China y Mongolia es una bebida a base de leche de burra, cabra o vaca que parece un yoghourt. Como esta leche hace bien y tiene una graduación alcohólica muy baja, su consumo no esta mal visto.

Esta lleno de Gekos, esas pequeñas lagartijas, las habrán visto. Los chinos obtienen un licor de Geko, tras una fermentación de un año  de un preparado de jengibre, lagartijas y arroz. Dicen que su sabor es muy fino. Por supuesto hace bien, en este caso para el resfrío, por lo que lo beben sus países vecinos también.

¿Y en Laos?
Allá tienen esos preparados a base de serpientes cobra y otras, que reposan todas juntas en frascos a la espera de sus animados clientes. Se supone que aumenta el vigor masculino. Como un Viagra natural.
El veneno de las víboras queda neutralizado por el alcohol, por si alguien preguntaba. Son mas populares todavía en Vietnam.
En China hacen vino de serpiente desde los tiempos de la Dinastía Zhou.
En xico le ponen un gusano al mescal por que dicen que si no no se diferenciaría del tequila. Curioso. A mi me resulta mucho mas rico el mescal, y he comido el gusano del fondo de la botella en luna llena, pero no encontre el efecto psicotrópico que me prometían.

Mucho mas shock puede resultar ver fetos de ratas adentro de botellas de Sake. A los ratones después se los comen. Parece que que esto cura el asma y las enfermedades renales.

En Kenia y en Tanzania, Los Masai utilizan una mescla de sangre de vaca y leche. Hoy, para hacerla más fácil le tiran generosas dósis de otras bebidas.

En Bolivia se agarran unos pedos terribles con el Cocorocó, una bebida hecha a base de restos de caña de azúcar y que no es otra cosa que el Etanol, o alcohol etílico. Tiene 96% de alcohol y solo se produce en forma (muy) artesanal e ilegal. Su consumo esta muy extendido entre los Aymaras.

La bebida mas potente de las comerciales es la Everclear. Un destilado de cereales que se produce en Minnesota, y cuya graduación alcohólica oscila entre un 75 y un 95%. Varias mas le pisan los talones.

Los Esquimales también lograron idear una bebida propia, y es muy fácil de hacer. Se llama Vino de Gaviota. Se hace poniendo una gaviota en un balde con agua y dejándose al sol para su fermentación, y listo el vino!

Con el paso del tiempo la cosa se fue desvirtuando. Lo importante es que hay una bebida alcohólica para cada lugar y para cada situación. Cada loco encontrará la propia, y eso es bueno.

Salud!