jueves, 29 de octubre de 2015

Tandil, la piedra que late

Tandil es una próspera y linda ciudad del sudeste de la provincia de Buenos Aires, en Argentina.
Había estado cuando chico en una salida del colegio, y alguna que otra vez años mas tarde. Era hora de pegarse una vuelta y ver como había evolucionado este lugar, que debo admitir es uno de los grandes destinos para el micro turismo.
Viejo almacén o pulpería en Tandil
Tandil era tierra de Tehuelches, pueblos que provenían de la Patagonia y habían penetrado tan lejos como las Serranías de Tandilia y Ventania, en la provincia de Buenos Aires.

Luego de la Revolución de 1810, y siempre en busca de la soberanía territorial de Argentina, el gobierno busca extender los dominios "mas allá" del margen sur del Río Salado (donde están los pueblos mas viejos de Buenos Aires), mas precisamente hasta las sierras bonaerenses.
Se inician una serie de conversaciones con el indígena o nativo que no llegan a buen puerto.

Tandil sería constantemente atacada por malones de indios durante décadas, incluso luego de que en 1823 se decidiera la construcción del Fuerte de la Independencia (hoy Plaza) para combatir al indio implacablemente y garantizar el crecimiento del condado y la seguridad de los pobladores y sus bienes.

En las décadas posteriores llega a Tandil una importante corriente de inmigrantes. Principalmente Vascos de España e italianos. Pero también daneses, alemanes, yugoslavos, etc.

Gerónimo de Solané era un gaucho que se vendía a si mismo como "curandero". Fue así como llegó a Tandil, cuando un rico estanciero lo solicitó para curar los constantes dolores de cabeza de su mujer. En agradecimiento le permite armar su rancho en una esquina de su estancia "La Argentina".
Los muertos por la Fiebre Amarilla en Buenos Aires se contaban de a miles. Buenos Aires había perdido el 8% de su población en la epidemia de 1871. Solané, ahora conocido como "Tata Dios", seguía atendiendo como curandero en su rancho se había hecho de un séquito de seguidores los cuales culpaban de todos los males a los europeos recién llegados.

El 1 de enero de 1872 ocurrió la Masacre de Tandil, el hecho mas nefasto de la historia de la ciudad. En plena madrugada, cuando todo el pueblo aún se recuperaba de los excesos de una noche de Año Nuevo, una treintena de hombres xenófobos se hace de las lanzas de la comisaría local y dan inicio a una serie de asesinatos contra los inmigrantes. Primero atacan a un vasco en la plaza. Contagiados de ira matan una familia entera de ingleses y de otros italianos que vivían en los caseríos cercanos a la ciudad.
El raid mortal continuó en un viejo parador y almacén de ramos generales en donde se cargaron con 17 personas mas. En total fueron asesinadas 36 personas.

Los vecinos estaban en estado de shock pero salieron junto a las fuerzas policiales en busca de los autores materiales del hecho, y de su instigador Solané. En el enfrentamiento murieron por lo menos 12 de los gauchos. Otros lograron huir. Dos o tres fueron condenados a cadena perpetua.
Cuatro días mas tarde, Gerónimo de Solané aparece asesinado dentro de los calabozos del juzgado de paz, en donde se encontraba detenido. Este hecho nunca fue (quiso ser) esclarecido.

Se debatió durante mucho tiempo el por qué de estos sucesos, pero hoy estamos para hablar del presente de Tandil y alguno de sus lugares turísticos, y no de crónicas policiales.
Acceso al Cerro Centinela
En el Cerro Centinela, a solo 6 kilómetros del casco urbano de la ciudad, han construido un complejo que guarda en su interior al icono mas famoso de Tandil, y las mejores vistas de la ciudad. Además cuenta con un espacio conocido como "El Rancherio" en donde es posible visitar una serie de replicas que permiten ver como eran las construcciones originales de los primeros días de Tandil. Está abierto desde 1995 y es probablemente el sitio mas visitado de la ciudad. Cada día son muchos los turistas que hasta aquí se acercan, a sacar fotos desde la aerosilla, especialmente cuando el sol está por caer.
Ciudad de Tandil
Desde lo alto del Parque Independencia se logran buenas vistas sobre la ciudad de Tandil. Un skyline muy diferente al que vi la primera vez que estuve en este lugar, allá por 1986. Este espacio de recreación funciona desde 1923, centenario de la fundación de la ciudad.
Skyline de Tandil
La ciudad basa su economía principalmente en la ganadería y en la agricultura (trigo, soja, girasol y maíz) o sus derivados, como el acopio de granos y la comercialización de cereales, carnes y leche.
Tandil percibe ingresos por algunas explotaciones del sector minero.
Piedra Movediza en Tandil (réplica)
La Piedra Movediza es el ícono de Tandil. El curioso oscilante e imperceptible movimiento de la piedra, que se encontraba al borde de un cerro puso a la ciudad en los mapas del mundo.
El 29 de febrero de 1912 la roca de granito de mas de 300 toneladas cayó al vacío partiéndose en varias partes. Nadie supo nunca que fue lo que verdaderamente pasó, pero no hay duda de la mano del hombre. Ya sea por vandalismo o por el continuo uso de explosivos en las canteras cercanas.

En 2007 colocaron en el mismo lugar que alguna vez ocupase "La Movediza" una réplica de la original, ya que la piedra nunca dejó de ser el símbolo de Tandil.
Hotel Amaike
Horas antes del atardecer ya estaba de vuelta en el hotel para disfrutar de las vistas por sobre la cancha de golf mientras trabajaba un poco desde la computadora con una cerveza en vaso largo y unos platos con esos salames y quesos de tanta calidad que sabe ofrecer la ciudad de Tandil. Creo que era el único huésped en el hotel, y si había alguien mas, no me di cuenta.
Catedral de Tandil
La Catedral de Tandil, o Iglesia Matriz del Santísimo Sacramento, esta emplazada en el mismo lugar en donde alguna vez funcionaron las primeras iglesias de la ciudad de Tandil, o sea dentro de los límites del antiguo y desaparecido fuerte. Por los constantes ataques de los indios sobre la población local, fueron varias las décadas que tuvieron que pasar hasta la concreción del primer templo religioso.
Catedral de Tandil
En el interior podemos observar que el altar de madera está separado del retablo. En el hay imagenes bellamente talladas. La principal es la de la Inmaculada Concepción, Patrona de Tandil desde aquella primera capilla erigida en 1823 en el Fuerte Independencia. Las otras imagenes son del Sagrado Corazón de Jesús y de San José.
Palacio Municipal de Tandil
Como sucede en la mayoría de los pueblos, la Municipalidad de Tandil (o Palacio Municipal) se encuentra frente a la Plaza Independencia, corazón de la ciudad, y dentro de lo que hasta 1866  era el Fuerte de la Independencia (demolido).

Proyectado en 1912 luego de adquirir los terrenos a la viuda de Ramón Santamarina, uno de los personajes mas importantes en la historia de Tandil, fue recién un año mas tarde, en 1913 cuando se colocó la piedra fundacional del edificio. Para seguir con una vieja y sana costumbre, bajo esa misma piedra han enterrado una caja de plomo con recortes de la época, monedas, estampillas y otros recuerdos.
Palacio Municipal y Catedral de Tandil
El Palacio Municipal es sin duda uno de los edificios mas destacados de la ciudad. La obra de este bello edificio de estilo Neo Clásico estuvo a cargo del ingeniero Waldorp que contó con la ayuda de un tal Pennachi, el arquitecto y constructor. Los profesionales utilizaron el granito (piedra típica que abunda en Tandil) finamente labrado para la construcción de las columnas, fachadas, y otros elementos.
Hall de entrada Palacio Municipal de Tandil
Se han utilizado los mejores materiales importados de la época para realizar los interiores del Palacio Municipal de la ciudad, con columnas forradas en estuco y porcelana, pisos de piedra dolomitica y zócalos de mármol negro traídos especialmente desde Bélgica. En los salones de arriba se imita el estilo de los viejos palacios europeos del siglo XVII, con mucho dorado a la hoja y bajo relieves de yeso.
Palacio Municipal de Tandil. Vitreaux en el hall central
El trabajo en vitraux del techo, que se aprecia desde el hall de entrada al edificio es muy lindo, como también los que se ven en algunas ventanas, todas ellas coronadas en madera de cedro.
Jacques Boero
Todos los años Tandil es un destino tradicional en Semana Santa por su Vía Crucis, recreada en el Paseo de El Calvario, pero lo cierto es que recibe turistas todo el año. La ciudad  puede ser pequeña, pero su oferta de entretenimiento es poderosa.
Se come bien, goza de buena infraestructura y presenta una serie de paseos cercanos al casco urbano todos bien mantenidos y organizados.