lunes, 15 de julio de 2013

Dresden vuelve a ser la Florencia del Elbe

En algún momento de finales de los años 90 había visitado la ciudad de Dresden. Fue en un viaje de 10 días en combinado con la ciudad de Berlin en el que recuerdo no paro de llover ni uno sólo de esos días. En julio de 2007 visité Dresden nuevamente con mi padre. Esta vez en pleno verano. Teníamos genuino interés por ver como estaba evolucionando la capital de Sajonia tras la caída del Comunismo.
La Florencia del Elbe
En nuestra última visita había un gran escándalo en torno a la reconstrucción de la FrauenKirchela antigua iglesia. Hoy estaba reconstruida y quedo, como dicen los alemanes, "Spitze". Se ha convertido en el símbolo máximo y lugar preferido de encuentro de la ciudad. Todos la aman ahora, pero recuerdo que la gran mayoría se negaba a gastar tanta plata en la reconstrucción de una iglesia. Mas en esa parte de Alemania de mayoría Protestante.
La obra costo 180 millones de Euros, de los cuales 120 millones fueron de donaciones de particulares.
La iglesia fue reconstruida tratando de reutilizar todas las piedras posibles del monumento destruido, y mediante un trabajo de computadora, se puso cada piedra en el lugar que alguna vez ocupo. Las que estaban destruidas fueron reemplazadas por piedras nuevas razón por la cual hoy la iglesia parece una suerte de puzzle.

Dresden fue alguna vez, y hasta la Segunda Guerra Mundial, la joya barroca de Alemania. Un gran incendio la había destruido y su reconstrucción se dio en la misma época del apogeo de Florencia, por eso la llaman "La Florencia del Elbe". O por lo menos lo fue hasta febrero de 1945.

A diferencia de las otras grandes ciudades venía zafando de los bombardeos que los aliados efectuaban sobre la Alemania nazi, pero semanas antes del termino de la guerra fue salvajemente destruida en un acto de guerra criminal y desproporcionado en el que la población civil fue atacada.
La ciudad no tenía blancos militares. Lo único que tenía sentido destruir era el ferrocarril que funcionaba como un eje uniendo las ciudades de Dresden, Praga, Viena y Munich, Breslau y Varsovia. De esta manera podían evitar el re agrupamiento de tropas y traslado de materiales bélicos.
4.000 toneladas de bombas fueron arrojadas desde el aire.

¿Como fue?

EE.UU. quería aniquilar a Alemania. Dejarlo en tal condiciones para que nunca mas se pudiese recuperar. Convertirlo en un país agrícola. Volverlo a la edad de piedra si era posible.

Fue así como en 4 olas de ataques, las fuerzas aéreas de EE.UU. y de Inglaterra devastaron Dresden casi borrándola del mapa.
Solo en el primer ataque se tiraron mas de 650.000 bombas que destruyeron un 70% de la ciudad.
En el segundo ataque convirtieron miles de incendios en una tormenta de fuego que podía verse desde otras ciudades lejanas. Las columnas de humo superaban los 4.000 metros de altura. Utilizaron (los aliados) fósforo, que estaba prohibido, y la temperatura del fuego derretía todo a kilómetros.

En el tercer ataque bombardearon Praga y Pilsen en Checoslovaquia (que eran ciudades aliadas). Fue por error.

Así se perdió todo el patrimonio de esta ciudad alguna vez conocida como "La Florencia del Elbe" por la belleza de su arquitectura. Dresden fue la ciudad europea mas dañada en la segunda guerra mundial.

Sajonia era uno de los reinos mas importantes de Europa, y la casa real tenía aquí su palacio de residencia. En sus épocas doradas, Augusto "El fuerte" era su rey, y el de Polonia también.

Con el fin de la guerra llego el comunismo. Dresden quedo bajo control de la ahora llamada República Democratica de Alemania.
En los primeros años dejaron la ciudad devastada, como la encontraron. Querían mandar un mensaje al mundo occidental, y que los aliados, quizás, sientan vergüenza por el ataque que perpetraron en la ciudad. Por suerte años después, y en una de las pocas decisiones acertadas que recuerdo de un país comunista, decidieron reconstruirla tratando de emular su glorioso pasado arquitectónico. La reconstrucción aún continúa en estos días pese a que Alemania ha puesto mucho esfuerzo en recuperar el esplendor del este y empatarlo con las ciudades del oeste que le llevaban décadas de ventaja.
De mas esta decir que los comunistas también construyeron un montón de monoblocks horribles. Hoy al menos tienen un poco mas de color en sus fachadas tristes.

Dresden fue patrimonio UNESCO de la humanidad, pero el organismo le saco los palmares por la construcción de un moderno puente que, según el organismo, rompe con la armonía del lugar. A este puente llegué a verlo, y entiendo que era necesario para la ciudad. Quizás Dresden perdió este laurel, pero su gente eligió el puente.

Pase cuatro días y tres noches recorriendo la ciudad. También muchos de sus pueblos rurales, en donde abunda la paz . Los alrededores de Dresden son muy verdes.
En la ciudad recorrimos el Zwinger (obra maestra del barroco Alemán que alberga varios museos), nos subimos a la cúpula de la Frauenkirche desde donde se tienen fantásticas vistas de la ciudad y el río. Estar adentro de esta iglesia ahora en pié me emocionó.

Visitamos la vieja fábrica de Volkswagen, fuimos a una misa y escuchamos el sonido glorioso del órgano de la Hofkirche . Contemplamos el gran mural de porcelana de Meissen del palacio, que es muy original por cierto.

Dresden siempre estuvo ligada a la música. La Semperopera es uno de los teatros musicales mas importantes del mundo. Aquí estrenaron óperas grandes como Strauss o Wagner.
El edificio que también quedo hecho polvo después de los bombardeos, fue reconstruida con lujo de detalle.
Hoy la ciudad esta llena de vida. Muchas zonas con impronta propia. Lleno de bares y estudiantes. Fuentes y parques.

Hoy Dresden es una de las ciudades mas ricas de Alemania. Hoy, mas que nunca en los últimos 50 años, Dresden vuelve a ser " La Florencia del Elbe".