domingo, 4 de agosto de 2013

Los enigmas de Teotihuacán (Pirámides del Sol y de la Luna)

Desde la capital de Mexico nos acercámos a la "Central de autobuses del norte" para tomarnos desde allí, un colectivo hacia Las Pirámides de Teotihuacán. No son muchos los kilómetros (unos 50, o 60)  pero tardamos casi dos horas, ya que iba frenando cada dos por tres en los miles de barrios del interminable Distrito Federal.

Como era día de semana, tuvimos otra vez la suerte de tener el lugar vacío, casi para nosotros.
Teotihuacán es el sitio arqueológico mas visitado de México, dado a la corta distancia en la que se encuentra desde la capital, pero principalmente por conservar en tan buen estado los vestigios de la civilización mas importante de todas las que hubo en Mesoamérica. 

El complejo de construcciones es muy grande. La Calzada de los Muertos, que funciona como la columna vertebral del sitio tiene casi 4 kilómetros de largo. Esta avenida conecta las Pirámides del Sol y la de la Luna con el resto de los edificios.


Hay muchos enigmas y misterios alrededor de la historia de Teotihuacán que al día de hoy no han sido resueltos.
Cuenta la historia que cuando en 1520 Hernán Cortés divisó a lo lejos dos montañas muy parejas que le llamaron la atención. Inmediatamente se dirigió con sus hombres hacia allí cruzando el extenso valle a caballo.

Enorme ha de haber sido la sorpresa cuando se encontró con lo que los Aztecas llamaban Teotihuacán (el lugar en donde uno se convierte en Dios). Una enorme ciudad que estaba en ruinas hace siglos (desde la Invasión Tolteca), y que los mismos aztecas desconocían quienes habían sido sus constructores. Creían que había ocurrido durante el segundo sol (hoy estamos en el quinto y último) por gente gigante que había llegado del cielo. Tampoco sabían el nombre original de la ciudad, que aún hoy se desconoce.

Varios siglos mas tarde sigue el misterio en torno a esta ciudad. Se cree que fue construída a partir  del 500 a.C. por un pueblo que pasó desapercibido, los Teotihuacanos, que resultaron ser los mayores constructores de la antigua América.

En su apogeo la ciudad contaba con 200.000 habitantes. Una enorme población para la época. 
Esta ciudad tenía unos 25 kilómetros cuadrados y mas de 2800 edificaciones a lo largo y ancho de sus dos principales calles, todas ellas siguiendo unos planos astronómicos muy detallados que habían heredado de sus antecesores. 
Los Teotihuacanos no sabían escribir ni trabajar los metales, pero sus conocimientos astronómicos asombran, con lo que todo el asunto se pone aún mas misterioso. ¿Recibieron algún tipo de ayuda externa? ¿Tenían razón los aztecas cuando decían que gente del cielo habían construido Teotihuacán?

La base de la pirámide del sol tiene el mismo tamaño que la de la pirámide de Giza, en Egipto (0.9701107). ¿Es casualidad?

En 1906 se descubrió que una gruesa capa de Mica cubría la parte superior de la pirámide del sol.También hay placas de mica abajo de las pirámides, como así también en el templo que se encuentra en la avenida. Incluso una de las tuberías que recorre un túnel esta recubierta en Mica. ¿Para qué?
Esto llama la atención por varios motivos. Esta es la primera vez que se encuentra Mica en un yacimiento arqueológico en América. Esta Mica proviene de Brasil, y hasta el SXIX era un mineral muy raro y escaso. 

Toda la ciudad de Teotihuacán fue tapada con tierra antes de ser abandonada. Tierra que costo 5 años retirar para tener acceso a la ciudad deliberadamente tapada. ¿Que es lo que querían esconder?

La Mica tiene cualidades extraordinarias como aislante eléctrico. Resiste altísimas temperaturas y es ultra flexible. Es utilizada para reactores nucleares, condensadores, motores eléctricos, turbo generadores, y demás artefactos solo usados por gente como la NASA.
¿Se generaba energía en Teotihuacán? ¿Se pretendía con ella blindar la ciudad de alguna fuerza externa? 
Mucho misterio.Trepámos los 57 metros que tienen las pirámides, y disfrutamos de la vista sobre los valles. Por suerte soplaba un lindo vientito que me ayudo a recuperarme más rápido del esfuerzo. Ese viaje a México me la pase agitado.


El día estaba llegando a su fin. Recorrimos varias veces los 2.5 kilómetros de la "Avenida de la Muerte", nombre que los Aztecas le pusieron a esta calzada ya que pensaban que las pirámides eran templos funerarios. 
Es grato saber que las pirámides están tan cerca del D.F. Siempre será una excelente excusa para volver en un próximo viaje a México.
A principios de este año, un robot descubrió tres nuevos túneles hasta ahora desconocidos. Quizás esto ayude a entender un poco mas los orígenes y propósitos de estos templos.