lunes, 6 de mayo de 2013

Las Ruinas de los Indios Quilmes

En medio de los Valles Calchaquíes, en lo que actualmente es la provincia de Tucumán, existió un enorme asentamiento muy desarrollado tanto social como económicamente. Se 
trata de un pueblo valiente y guerrero que supo enfrentarse no solo a sus vecinos, los Indios Calchaquíes, si no también a los Incas en sus invasiones, y a los Españoles mas tarde, resistiendo la ocupación de sus tierras durante mas de 100 años, pese a que era un pueblo no muy hábil en las guerras.
Fueron asediados, sus aguas fueron envenenadas, sus mujeres violadas , y sus cultivos comidos durante todo lo que duro la época de la conquista.
De hecho los Quilme fueron el último pueblo en caer derrotado por las tropas realistas.
Las ruinas están a 26 kms de Amaicha del Valle y a 170 de San Miguel de Tucumán, la capital provincial , aunque nosotros veníamos desde algún lado en Catamarca, a unas 4 o 5 horas de camino. 

El acceso está en buen estado y se puede hacer con cualquier tipo de vehículo durante todo el año.
Llevábamos recorriendo el lugar por mas de una hora, trepando,saltando de piedra en piedra, bajando, sacando fotos de todos los restos, cuando alguien desde abajo me chifla moviendo sus brazos. Al no poder entenderlo bajé y era un supuesto descendiente Quilme que pretendía cobrar una entrada y obligarnos a tomar un tour guiado con el, cosa que no acepté y volví a lo mas alto de las ruinas.

Las pocas instalaciones que hay estaban cerradas y eramos los únicos en el lugar.
Es una lástima que no cuiden mas el lugar, ya que se nota que alguien, en algún momento, ha puesto mucho esfuerzo en reconstruir parte del entorno. 
Alguna burocracia administrativa detuvo hace años las obras y las investigaciones.      
Existe también un conflicto de intereses por las tierras que son pretendidas por los descendientes indígenas.
Las Ruinas de los Indios Quilmes fueron descubiertas en 1888 por el arqueólogo e industrial Samuel Alejandro Lafone Quevedo. Nunca existió una investigación arqueológica seria, y muchos de sus restos fueron construidos sin supervisión alguna por parte de expertos.
La vista de la ciudadela de lo que fue el mayor asentamiento prehispánico de la Argentina. Hoy hay poca densidad poblacional en esta zona de los Valles Calchaquíes.

El ascenso al cerro "Alto del Rey" se va complicando, pero solo un poco. Desde arriba se aprecia la totalidad del conjunto y miles de cardones centenarios tan típicos de la zona.
Los Españoles nunca llegaron a someter del todo al pueblo Quilme, y aunque al final estos se habían rendido, fueron obligados por el gobernador de aquel entonces a mudarse a 1.000 kilómetros de su valle querido. El lugar asignado fue un sucio pantano cerca del Río de la Plata en Buenos Aires.

Cuenta la historia que las mujeres se arrojaban a los precipicios con sus chicos en manos, incapaces de entregárselos a los usurpadores de sus tierras.

Fueron obligados a recorrer a pié la enorme distancia que los separaba de Buenos Aires.
La gran mayoría murió en el camino, y varios mas de tristeza o nuevas enfermedades.

Hoy, ese lugar es una gran ciudad de 250.000 habitantes, y lleva el nombre de Quilmes.

Ya nada tenía sentido para este pueblo que estaba muerto.